Menú

Quizá sea esa efectivamente la alternativa preferida por el distinguido columnista de El País, cuyo optimismo keynesiano no tiene límites: según él bastaría con aumentar el gasto público para "relanzar la economía"

Carlos Rodríguez Braun
0
José Vidal-Beneyto denunció audaz la existencia de un "pariente pobre" en Europa: "lo social". Ya puesto a desvariar, añadió que la "patética impotencia frente a una situación de tan importante paro estructural y de creciente precarización del empleo es consecuencia de la patente incapacidad de la Unión para relanzar la economía a causa de su debilidad presupuestaria y de las servidumbres que le impone la disciplina monetarista".
 
El llamado gasto social es el principal capítulo del gasto público total en los países europeos. Dicho gasto público, asimismo, representa un porcentaje superior al 40 % del PIB en la mayoría de la Unión Europea, y en varias naciones supera el 50 %. Por lo tanto, hablar de "pariente pobre" o de "debilidad presupuestaria" es un disparate, o incluso algo peor, si lo que el profesor Vidal-Beneyto ansía es que los impuestos que pagamos los europeos, que son los más elevados del mundo, aumenten aún más, para así resolver felizmente la "debilidad presupuestaria".
 
Quizá sea esa efectivamente la alternativa preferida por el distinguido columnista de El País, cuyo optimismo keynesiano no tiene límites: según él bastaría con aumentar el gasto público para "relanzar la economía", algo que se lograría con facilidad puesto que la intervención del Estado no genera consecuencias negativas, por ejemplo, no tiene nada que ver con el paro o la precarización laboral. Aquí, en suma, las únicas "servidumbres" que padecemos son las debidas a la "disciplina monetarista".

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD