Menú
Carlos Rodríguez Braun

Pensiones y huchas

El Fondo de Reserva, del que tanto se vanaglorian los gobernantes, ni es un fondo ni es de reserva: es simplemente un reconocimiento de deuda, puesto que está “invertido” en deuda pública, y equivale a la nómina de pensiones de cinco meses

Carlos Rodríguez Braun
0
El Tribunal de Cuentas advirtió: el Fondo de Reserva no garantiza la sostenibilidad del sistema público de pensiones, y los medios apuntaron alarmados a la fragilidad de la hucha.
 
La famosa hucha no existe. Las pensiones públicas no son en rigor pensiones, porque no son seguros, no brotan de capitalización alguna: en cada momento las autoridades fuerzan a la población a pagar a los jubilados. Por eso el sistema se llama “de reparto”, porque los políticos reparten. Y por eso la demografía puede provocarles problemas. Pero no hay hucha. El Fondo de Reserva, del que tanto se vanaglorian los gobernantes, ni es un fondo ni es de reserva: es simplemente un reconocimiento de deuda, puesto que está “invertido” en deuda pública, y equivale a la nómina de pensiones de cinco meses. Esta cifra desvela el camelo: ¿se imagina usted que su “fondo” de pensiones sólo sirviera como garantía de una “reserva” para pagarle durante cinco meses?
 
Y como no es un fondo, ni es de reserva, el Fondo de Reserva no garantiza la sostenibilidad de nada. Es esencialmente un mecanismo político dependiente de cálculos políticos y no financieros.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD