Menú
0
El director general de RTVE, Javier González Ferrari, protestó, como informó Encarna Jiménez en LIBERTAD DIGITAL, porque en la serie Periodistas, que emite la cadena privada Tele 5, se hubiese criticado al ente que dirige –como si esa sangría de contribuyentes no pudiera ser cuestionada-, y se mostró preocupado por la concentración de medios…¡privados! En una asombrosa declaración, y tras felicitarse porque los políticos consiguieron la financiación mixta, competencia desleal donde las haya, don Javier añadió: “en España es necesaria una financiación pública estable y suficiente para garantizar un servicio público basado en la rentabilidad social”.

¿Cómo sabe el señor Ferrari lo que los españoles necesitamos?, ¿es que nos ha preguntado? ¿No se da cuenta de que las televisiones llamadas públicas no son públicas sino políticas, y el público es coaccionado para que pague sus onerosas pérdidas, sin posibilidad de elección? ¿No se da cuenta de que llamar “servicio público” a algo totalmente prescindible y que el mercado puede ofrecer gratis simplemente significa que el pueblo español puede ser forzado a pagar cualquier cosa que se les ocurra a los políticos, los burócratas o los grupos de presión que viven del erario público? ¿No se da cuenta de que si el Estado va a arrebatar bienes de los ciudadanos con un criterio tan elástico como la “rentabilidad social”, esa usurpación no tendrá limites, y se violará por tanto el Estado de Derecho? ¿No se da cuenta de que democracia significa elegir, y que queda desvirtuada si el poder político elige cada vez más y los ciudadanos cada vez menos?

En fin, otro bonito ejemplo de opiniones periodísticas muy discutibles –en este caso disfrazadas de información- fue este titular de Expansión: “Las autonomías aprueban presupuestos expansivos para hacer frente a la crisis”, con este antetítulo: “El gasto de las diecisiete comunidades crece una media del 9,1 por ciento y rondará los quince billones de pesetas”. Un titular tan inconcebible en nuestro tiempo como mucho más informativo habría sido: “Encima que hay crisis, las autonomías la agravan con presupuestos expansivos”; el antetítulo sería: “El gasto de los ciudadanos será recortado por las autonomías, cuyas autoridades usurparán un 9,1 por ciento más del dinero del pueblo”.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD