Menú

Por ejemplo, en los años de Menem en la Argentina aumentaron el gasto público, los impuestos y la deuda pública, los tres a la vez. Es bonito que alguien llame a eso "férrea disciplina presupuestaria".

Carlos Rodríguez Braun
0

Para que usted compruebe que lo difícil nunca es encontrar tonterías económicas sino seleccionarlas, aquí van varias.

Juan Jesús Aznárez informó en El País que los nuevos mandatarios latinoamericanos ya no son como antes, porque ahora "todos se alejan del Consenso de Washington, que propugnó en los noventa una férrea disciplina presupuestaria". Por ejemplo, en los años de Menem en la Argentina aumentaron el gasto público, los impuestos y la deuda pública, los tres a la vez. Es bonito que alguien llame a eso "férrea disciplina presupuestaria".

Y si un pollock se vende a 140 millones de dólares, John Berger lo llama así en El Semanal: "Eso no se puede explicar de ninguna manera, y mucho menos en términos artísticos. Se trata de una cuestión que tiene que ver únicamente con el Mercado". Si no se puede explicar de ninguna manera, se supone que el mercado no es una explicación: si hay una persona que voluntariamente decide pagar equis por una cosa, eso prueba que está arrebatadamente loca.

Arrebatado en su distorsión de los economistas estuvo M. Palos, que afirmó en el suplemento dominical de El País que El Capital de Marx es la obra más importante "de la historia del movimiento obrero", sin pensar que el famoso movimiento obrero fue inventado primero por la izquierda (se llama movimiento obrero al que brota de Marx y los socialistas, así es fácil la cosa). Pero no le fue a la zaga María Martínez López que aseguró en el suplemento religioso de ABC que hay instituciones internacionales que adoptaron "hace décadas las teorías maltusianas, y, con ellas, la distribución y promoción tanto de métodos anticonceptivos como del aborto". Como ha vuelto a recordar Francisco Cabrillo, el catedrático y colaborador de Libertad Digital en su último libro que reúne sus Historias de economistas ilustres, el reverendo Malthus estaba totalmente en contra del aborto y de los anticonceptivos.

Y totalmente en contra del sentido común estuvo el senador socialista Pedro Sabando, que según El País "recordó que el bloqueo que sufre Cuba impide a este país disponer de tecnología clínica avanzada". ¡Caramba, don Pedro, o sea que lo que empobrece a Cuba no es la dictadura socialista!

Feliz año nuevo.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD