Menú

Justo Zambrana, subsecretario de Defensa, deploró que los ciudadanos "se están convirtiendo en consumidores". Si no son consumidores, entonces es que son pobres o no son libres. Ignoro qué combinación de miseria y esclavitud preferirá don Justo.

Carlos Rodríguez Braun
0

El famoso artista Víctor Manuel defendió el encarecimiento de los CD y los DVD vírgenes, y justificó así la coacción de cobrar a ciudadanos privados que hacen copias privadas de música sólo para uso personal: "El derecho de autor es nuestro salario y no vamos a renunciar a él".

Independientemente de lo que uno piense acerca de los derechos de autor, que sabido es que constituyen materia de intenso desacuerdo, la afirmación de don Víctor es insostenible. El salario es la retribución a los trabajadores por cuenta ajena, que cobran de un empresario merced a un contrato que estipula la entrega de un trabajo regular a cambio de una suma que, en su mayor parte o su totalidad, es fija y se halla estipulada de antemano. Es decir, no tiene nada que ver con los derechos de autor.

La razón por la cual un hombre inteligente como Víctor Manuel dijo esta tontería se me escapa. Mi conjetura es que el salario confiere un plus de legitimidad que sería arduo conseguir con remuneraciones de otra clase, como las que típicamente cobran los artistas.

Más siniestras fueron otras dos bobadas. Justo Zambrana, subsecretario de Defensa, deploró que los ciudadanos "se están convirtiendo en consumidores". Si no son consumidores, entonces es que son pobres o no son libres. Ignoro qué combinación de miseria y esclavitud preferirá don Justo.

Y lo peor fue un periodista de El País que sugirió que, como la Iglesia se opone a los anticonceptivos, ¡es responsable del subdesarrollo del Tercer Mundo!

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD