Menú

El peor escenario para un trabajador no es quedarse sin empleo sino permanecer mucho tiempo parado, es decir, precisamente lo que ocurre con los mercados laborales intervenidos como el español.

Carlos Rodríguez Braun
0
El Roto muestra en El País a un hombre con traje y puro que afirma: "Si abaratan el despido podremos crear millones de puestos de asustados". La idea de que la coacción es benévolo sosiego para los trabajadores es una vieja patraña que nutre el miedo a la libertad.

El Roto no se limita al bobo pensamiento único que sostiene que un despido más barato facilitará el despido, nada más, con lo cual cabría concluir que es una medida destinada sólo a asustar. El dibujante también reconoce que contribuirá a crear millones de empleos. En otras palabras, la libertad puede servir para fomentar la prosperidad, pero a cambio generaliza el miedo.

El razonamiento implícito es notable porque ¿qué sucede si el mercado de trabajo es menos flexible, es decir, si los políticos intervienen y consiguen que contratar y despedir sea más caro? Sucede lo que tenemos ahora, es decir, que aumentan los despidos pero no las contrataciones. Es evidente que el peor escenario para un trabajador no es quedarse sin empleo sino permanecer mucho tiempo parado, es decir, precisamente lo que ocurre con los mercados laborales intervenidos como el español.

Pero para El Roto esta situación, que es la más temible para los trabajadores, debería en realidad tranquilizarlos, porque las autoridades no han abaratado el despido.

Se dirá: los gobiernos sí han hecho algo, porque han propiciado la dualidad del mercado con la contratación temporal, de modo que han conseguido que aumente la contratación pero no la fija, cuyo despido es caro, sino la temporal, cuyo despido es más barato.

Cabría concluir, pues, que la libertad reduciría el paro y aumentaría la contratación, en un mundo donde el grueso de los empleos podrían ser fijos. En cambio, el intervencionismo aumenta el paro, disminuye la contratación, protege a una parte decreciente de los trabajadores, los instalados en un empleo fijo, y descuida a una parte creciente de los mismos, los temporales. El Roto y la corrección política pretenden que creamos que esto no debe asustar a nadie.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD