Menú

El intervencionismo no es magia sino recorte de la libertad, y esto siempre tiene consecuencias y costes que alguien soporta, por ejemplo, la mayoría de ciudadanos que compran su vivienda a precios no (tan) intervenidos.

Carlos Rodríguez Braun
0

El presidente del Gobierno enumeró entre sus logros la subida de las pensiones, una subida que continuará en el futuro porque España "es el país con más superávit de la Seguridad Social".

Esto no tiene sentido: como las pensiones se pagan con las cotizaciones de cada momento (es decir, no son técnicamente pensiones), el hecho de que en el presente haya superávit no garantiza nada sobre la evolución futura de lo que cobran los pensionistas. Como todo responde a cálculos políticos, es concebible un escenario donde las cotizaciones suban y las pensiones no.

Lo que no es concebible, en cambio, es que Rodríguez Zapatero abandone los tópicos y la demagogia. Por cambiar a otro campo donde ha decidido hacerse fuerte, le llena de regocijo este logro: "Con la nueva Ley del Suelo garantizaremos una reserva del 30% en cada planeamiento urbano para vivienda protegida con ayudas".

Este lenguaje es llamativo, porque no hay ni una sola mención al coste. En efecto, aquí parece que mágicamente la solidaridad socialista consigue que haya más casas baratas. Pero el intervencionismo no es magia sino recorte de la libertad, y esto siempre tiene consecuencias y costes que alguien soporta, por ejemplo, la mayoría de ciudadanos que compran su vivienda a precios no (tan) intervenidos.

Como es pura ilusión esperar que nuestro impar presidente explique algo claramente alguna vez, cabe el consuelo de reírse de sus logros. Por ejemplo, aseguró que con los socialistas el urbanismo estará "al servicio de los ciudadanos y no de los [vamos, ¿no lo adivina?] especuladores".

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD