Menú
Carmelo Jordá

Fakexpertos   

Esta colección de 'fakes' en puestos para los que saben que no están preparados todo lo que pueden acumular es 'fakexpertos' que no les dejen (aún más) en evidencia.

Carmelo Jordá
0

Desde el punto de vista de la política, si hay algo que esté caracterizando esta crisis es la mentira. Por supuesto, no me refiero a los bulos en internet y las redes sociales que le sirvieron al Gobierno para distraer la atención de la opinión pública unas semanas, con toda la prensa servil obedeciendo como a toque de silbato.

No, hablo de las mentiras de Sánchez y los suyos y de cómo están caracterizando esta crisis y serán lo que recordemos –obviamente junto con el horrible recuento de muertes y la catástrofe económica–, como recordamos a Zapatero y los suyos negando la crisis primero y hablando de los brotes verdes después. Lamentablemente, no es la primera vez que tropezamos con la piedra en el camino de España que es el PSOE y, visto lo que nos cuesta escarmentar, aún habrá más tropezones.

La última de las trolas puestas en circulación es la de los comités de expertos, que se reproducen como setas pero siempre dentro de la más estricta opacidad. En realidad, esta mentira ha estado en el centro de la comunicación del Gobierno desde el principio: se nos ha vendido que todas las decisiones las tomaba ‘la ciencia’, cuando en realidad la ciencia y los expertos –¡ay los famosos expertos!– brillaban por su ausencia.

La mejor prueba de ello es, precisamente, Fernando Simón, el que pronosticó que sólo iba a haber "algún caso diagnosticado" de aquello que era menos letal que la gripe; el que rechazó el uso generalizado de mascarillas; el que dijo que no pasaba nada por ir a la manifestación del 8-M una semana antes de prohibir a la gente salir de casa…

El Gobierno no quiere desvelar los nombres del famoso comité de expertos porque tal comité no existe, como ya ha ido admitiendo Illa; se trata como mucho de funcionarios del ministerio que algún conocimiento tendrán, digo yo, pero que desde luego no son ese grupo de all stars de la ciencia que se nos sugería.

Funcionarios de un ministerio prácticamente sin competencias desde hace décadas, lo que a buen seguro no resulta muy eficaz para atraer el mejor talento de la Administración. Y funcionarios que, por supuesto, se juegan su futuro profesional en complacer las indicaciones políticas de un ministro que ha repartido las fases, ya es casualidad, como mejor le convenía políticamente para castigar a unos y a otros, incluyendo una fase 1 en el País Vasco cortada a medida de las necesidades y gustos de los herederos de Sabino Arana, pero todo por criterios científicos, se lo juramos por Snoopy.

Tampoco debe sorprendernos: un presidente y unos ministros seguros de sí mismos y de su capacidad para gestionar la crisis no tendrían ningún problema en acumular talento de la sociedad civil que les ayudase a tomar decisiones; esta colección de fakes en puestos para los que saben que no están preparados todo lo que pueden acumular es fakexpertos que no les dejen (aún más) en evidencia.

En España

    0
    comentarios

    Servicios