Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Gabriel, las redes sociales y el periodismo

No es de extrañar que esta sea una de las profesiones más desprestigiadas y que, en conjunto, la credibilidad de los grandes medios esté por los suelos.

0

Cada vez que copa la actualidad una noticia con un fuerte contenido humano –como el asesinato de un niño o la muerte de un torero, por poner sólo dos ejemplos–, nos escandalizamos de lo que se ve y se lee en las redes sociales, ay qué malas.

Voces indignadas que arrojan cenizas sobre sus cabezas y se rasgan las vestiduras por lo que dicen cuentas anónimas de Twitter cuyo alcance es minúsculo, pero que por supuesto callan ante el despliegue nauseabundo de despropósitos de buena parte del periodismo escrito y la totalidad de las televisiones de consumo masivo.

Entrevistas a personas rotas a las que la mínima decencia exige dejar en paz, sentimentalismo a granel, rumores sin confirmar a los que se da continuamente rango de noticia, detalles tan escabrosos como dolorosos que se airean sin ningún miramiento, testimonios preparados para transmitir una imagen lo más patética posible, corresponsales que no conocen el decoro, asaltos a las vidas privadas de personas sin ningún protagonismo real en los hechos y que no han pedido ni necesitan verse en las televisiones…

El catálogo de horrores es infinito, y, por si no fuera suficiente, mientras demuestran que cualquier cosa vale con tal de aumentar un punto de share, nos atizan hermosas lecciones de ética periodista. Y ojo, no estamos hablando de exabruptos anónimos en 280 caracteres, sino de estrellas multimillonarias, de colaboradores que ganan un auténtico pastón y de programas con todos los recursos para hacer eso que ellos llaman "¡periodismo!".

Si en las últimas semanas el periodismo español ha demostrado que sabe mentir masivamente para ocultar una verdad que no le conviene –la auténtica naturaleza de la huelga comunista disfrazada de feminismo del pasado día ocho–, desde el domingo nos está demostrando una vez más que no tiene ningún reparo en aprovecharse de la tragedia y el dolor ajenos para ganar un poco más de dinero.

Ante este panorama, no es de extrañar que esta sea una de las profesiones más desprestigiadas y que, en conjunto, la credibilidad de los grandes medios esté por los suelos. Pero no se preocupen, que la culpa de todo la tienen las barbaridades que se sueltan en las redes sociales, Twitter y las fake news de los rusos sobre Trump. Lo han dicho en La Sexta y allí hacen ¡periodismo!.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. La Casa del Rey reenvía a Pedro Sánchez la carta de Torra, Mas y Puigdemont
    2. El ministro Planas se estrena en el Congreso con un lapsus revelador: "Señora imputada"
    3. El bautizo de la hija de José Fernando y Michu, el más triste de la historia
    4. La Seguridad Social siembra nuevas dudas sobre cuándo tienen que cotizar los autónomos
    5. Descubren una "relación íntima" de Brigitte Macron con una primera figura francesa
    0
    comentarios

    Servicios