Menú
Cristina Losada

El perro que muerde a sus amos

0
¿Cómo van a titular los medios de comunicación que siguen estando rabiosamente en contra de la guerra en Irak la noticia sobre el informe de David Kay? No hace falta ser vidente. Ya el otro día nos sirvió la BBC el aperitivo: “Irak: No se hallaron las armas”. Y eso es bastante equilibrado, comparado con la cascada de titulares y crónicas tendenciosas que nos va a caer encima. Le han estado sacudiendo a Blair, especialmente tras el suicidio de David Kelly –repugnante aprovechamiento de cadáver–, y ahora le toca otra vez al presidente norteamericano, cuya popularidad se despeña ya por el abismo si hemos de creer al gran batallón mediático. Claro que visto como le ha sentado a Blair la arremetida, Bush debe de estar deseando que empiece el nuevo asalto.

Hablo de los titulares porque todavía estoy impresionada por el que leí días atrás en BBC News. En español decía: 11-S: Bush exculpa a Husein, cuando en la información se leía que el presidente de EEUU había dicho que no tenían pruebas de que Sadam estuviera implicado en los atentados de 2001, lo que es sustancialmente diferente a “exculpar”. Y en inglés tampoco resultaba más aceptable: Bush rejects Saddam 9/11 link. Así que, cuando unos días después el abogado de la BBC en la investigación Hutton dijo que sus representados estaban convencidos de que “los titulares tiñen el contenido” (titles do colour contents) para argumentar su tesis de que el gobierno británico había manipulado los informes sobre Irak, uno colegía que, en efecto, los de la BBC saben de lo que hablan, pues son maestros en ese tipo de cocina.

¿Que no se encontraran las armas de destrucción masiva en estos meses quiere decir que no existen? No. ¿Quiere decir que no las había antes de la intervención? Tampoco. Y desde luego no quiere decir que el régimen de Sadam no tuviera la posibilidad y la voluntad de disponer de ellas y utilizarlas. Como lo hizo en repetidas ocasiones. ¿O es que va a resultar que el tirano iraquí era un fanfarrón inofensivo, un perro ladrador pero poco mordedor, que no mataba una mosca, ni a un kurdo ni a un chiíta, y menos con armas químicas, que no invadía países vecinos ni apoyaba al terrorismo?

“Nos han mentido”, repiten los anti-guerra con satisfacción y generalizando de manera abusiva. Pues, aunque los gobiernos occidentales, deliberadamente o no, exageraran la amenaza que representaban las armas del régimen iraquí, lo cierto es que Sadam, aparte de capitanear un régimen asesino, incumplía los términos del armisticio que puso fin a la guerra del Golfo, expulsó a los inspectores de la ONU y no suministró pruebas de que hubiera destruido el armamento prohibido. Puede que Bush y Blair pusieran el acento en el asunto equivocado, o que los servicios de inteligencia estuvieran errados. Pero llama la atención que los medios que tanta energía invierten en descubrir los gazapos de los gobernantes de países democráticos, inviertan tan poca en investigar los abusos de las dictaduras que rodean al nuevo Irak, algunas de las cuales apadrinan a los terroristas que allí actúan. Ah, eso no es “sexy”.

Y así estamos. Discutiendo sobre si Sadam podía preparar sus armas en 45 minutos o en 45 minutos y medio. Si era probable o posible que las tuviera. Si donde fulanito dijo digo, menganito puso diego. Una mentecatez supina y muy occidental. Se deben de partir de risa los empeñados en la destrucción del sistema y el mundo en el que vivimos: les facilitamos el trabajo. Cuando veo a los medios haciendo ese juego autodestructivo, sólo puedo dar paso a estas palabras que Benito Pérez Galdós puso en boca de su personaje, Serafín Socobio, moderado tirando a absolutista, el cual decía durante la Regencia de Espartero: ¡Con cuánto gracejo y desparpajo escarnece la libertad de imprenta a los que la patrocinan y qué bien allana el camino a los que reniegan de ella! La prensa, amigo mío, es un perro que no muerde más que a sus amos. ¿A nosotros qué ha de mordernos, si desde el primer día le ponemos el bozal? Ojalá no veamos el día en que un Alí el Cómico tenga las riendas de la información en Occidente, pero, por Tutatis, que estamos haciendo méritos.


En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios