Menú
Cristina Losada

Haití y el perfecto idiota

Ortega, el notorio abusador sexual de su hijastra, sabe a ciencia cierta que Estados Unidos codicia Haití y quiere ocuparlo. ¡Será por sus riquezas aún ignotas!

Cristina Losada
0

En medio de la tragedia, apareció la estupidez. Los presidentes de Nicaragua y Venezuela acusan a Estados Unidos de aprovechar la catástrofe de Haití para ocupar militarmente el país. No es una necedad inocente. Daniel Ortega fue el primero en pronunciarse en tal sentido o sinsentido y en perfecta sintonía con pautas que Montaner, Mendoza y Vargas Llosa describieron con ácido humor en el Manual del perfecto idiota latinoamericano. Enseguida le secundó Hugo Chávez. Y como no hay dos sin tres, un ministro francés se ha quejado del rol dominante de los americanos. La antigua potencia colonial aspira a sus quince minutos de fama. La política humanitaria es más política que nunca. No compiten ya las ONG sino los G. Incluido el de España, que envió a De la Vega so pretexto de la presidencia rotatoria. Hacer espectáculo del horror suele traer horrendos espectáculos.

El nicaragüense proclamó que "no tiene ninguna lógica" que Washington envíe tropas cuando Haití necesita ayuda. Que esa ayuda no se pueda distribuir, que los saqueos proliferen, que el precario Estado haitiano colapsara, que sea urgente restablecer el orden, nada interesa a quienes viven de atizar un primitivo antiamericanismo. Ortega, el notorio abusador sexual de su hijastra, sabe a ciencia cierta que Estados Unidos codicia Haití y quiere ocuparlo. ¡Será por sus riquezas aún ignotas! Será que la Alianza Bolivariana proyecta sus propios designios. Querría utilizar la solidaridad para extender su influencia en el Caribe, pero no puede competir con los USA. A los que, por cierto, no salva del azote del odio ni el seráfico Obama.

Mucho me temo que el disparate de Ortega y Chávez está destinado a extenderse entre aquellos que, como señaló Revel, cifran su certeza de ser de izquierdas en el criterio de "ser, en todas las circunstancias, de oficio, pase lo que pase y se trate de lo que se trate, antiamericanos". Ya gozó de amplio crédito en su día la fantástica idea de que Bush derrocó a Sadam para apropiarse del petróleo. Tesis que prendió en la imaginación popular unida a la que presagiaba una Tercera Guerra Mundial si se invadía Irak. Se escribe estos días sobre las supersticiones haitianas. Resultan inofensivas al lado de las supersticiones políticas que arraigan en el Occidente rico e ilustrado. Raro que todavía no se haya culpado a la CIA y al FBI, siempre tontos peligrosos, del terremoto.

Tertuliana de Es la Noche de Dieter.

En Internacional

    0
    comentarios
    Acceda a los 7 comentarios guardados

    Servicios