Menú

Le Pen y los indignados

Cristina Losada

Si los de Le Pen concurren para acabar con Sarkozy, habrá culminado aquella operación de Mitterrand para fortalecer a la extrema derecha. Un propósito con el que fantasearon los socialistas españoles, siempre aprendices de los aprendices de brujo. (Volver)
vrb dijo el día 6 de Mayo de 2012 a las 22:57:16:

Falso. Los socialistas españoles nunca pensaron potenciar la extrema derecha en detrimento de la derecha. Se conformaron con infiltrarla y actualmente mantenerla con algunas limosnas. La extrema derecha en España volvería si el deseado nacionalismo español no estuviera muerto del todo, que puede que sí. Y en ese caso todos ustedes estarían encantados de ser de extrema derecha.

Epictet0 dijo el día 27 de Abril de 2012 a las 14:24:57:

El FN de Marie Le Pen, a diferencia del de su padre, no tiene nada de derecha. Su programa es bastante socialista, con más control por parte del Estado (de hecho creo que le ha quitado más votos a Mélenchon, que es más bien comunista, que ha Sarko). Los partidos de extrema derecha suelen ser muy poco de derechas. Se les llama sí porque el poder de la propaganda socialista no tiene límites. La diferencia con los socialista radica su "idiología" nacionalista y xenófoba. En el caso del FN antieuropea y de odio al musulmán (y contra la inmigración en general).

Lo que cabe deducir de los resultados del FN es que casi el 20% de los franceses considera que los dos problemas más importantes del país son Europa (o el euro) y los musulmanes. El resto del programa del FN es banal y con poco peso electoral.

Visto así, el resultado de mucho que pensar...

Pasionar dijo el día 24 de Abril de 2012 a las 19:37:28:

Muy preocupante el fascismo de Le Pen, pero y el fascismo de Rubalcaba ¿no nos preocupa? Fijese, Cristina, lo que ha dicho hoy en el Congreso Rubalcaba, algo muy perverso para los democratas. Contrapone a la mayoria democratica del Gobierno, perfectamente legitimada por las urnas, una supuesta mayoria social callejera: esto es fascismo en estado puro, y nadie se lo ha reprochado al desde hoy confeso fascista Rubalcaba.

1MA dijo el día 24 de Abril de 2012 a las 17:18:54:

En países europeos muy importantes el voto hacia la denominada extrema derecha es más del 20%

En Europa arrastramos décadas de una inmigración masiva, algunas de cuyas minorías no se integrarán jamás en las ideas occidentales, o por lo menos no lo harán mientras los gobiernos miren para otro lado, y permiten que vivan poco menos que al margen de la ley

En Francia además hay un paro terrible, desde hace décadas también, y una exclusión social muy evidente.

Y tarde o temprano las cosas cambiarán en el gobierno. Cuando lo haga en Francia, otros seguirán su ejemplo.

Claro que Sarkosy puede empezar a cambiar las cosas, antes de que la familia Le Pen se haga con el poder, no olvidemos que vendrán las elecciones al parlamento, y podemos ver a la extrema derecha y a la extrema izquierda ganando la mayoría de los escaños

nosenada dijo el día 24 de Abril de 2012 a las 15:08:25:

Creo que "Epictet0" tiene razon. Y me sorprende el "rasgado de vestiduras" de tanto medio por los votos conseguidos por Le Pen, y no dicen nada de los de Melenchon, que es un comunista revolucionario que con toda intencion hizo uno de sus mitines en la Bastilla...No es sorprendente que en el siglo XXI la gente aun no sepa que es el comunismo? Eso,por pensar bien...

Epictet0 dijo el día 24 de Abril de 2012 a las 10:09:48:

El FN de Marie Le Pen, a diferencia del de su padre, no tiene nada de derecha. Su programa es bastante socialista, con más control por parte del Estado (de hecho creo que le ha quitado más votos a Mélenchon, que es más bien comunista, que ha Sarko). Los partidos de extrema derecha suelen ser muy poco de derechas. Se les llama sí porque el poder de la propaganda socialista no tiene límites. La diferencia con los socialista radica su "idiología" nacionalista y xenófoba. En el caso del FN antieuropea y de odio al musulmán (y contra la inmigración en general).

Lo que cabe deducir de los resultados del FN es que casi el 20% de los franceses considera que los dos problemas más importantes del país son Europa (o el euro) y los musulmanes. El resto del programa del FN es banal y con poco peso electoral.

Visto así, el resultado de mucho que pensar...

Mao dijo el día 24 de Abril de 2012 a las 08:18:40:

El "establishment", Doña Cristina, se perpetúa en sus privilegios y despilfarros, y separandose cada vez más de la gente. Viven en un mundo completamente distinto del del resto. Creen que el "panis et circus" les durará eternamente.

Como muy bien dice "ochocara", cada vez hay menos "clase media".

La gente ya no cree que trabajando y estudiando va a progresar socialmente, sencillamente porque sabe le espera el mileurismo "for ever", y los puestos directivos están casi todos ya "dados" a los miembros y a los herederos un "establisment" cada vez más intrincado y engordado a base de clientelismo político.

Aquí se le prometió el oro y el moro al pueblo, y lo que se obtiene son trabas, engaños, y tasas sin otro sentido que el favorecer el negocio de alguien del "establishment".

Y nadie cambia nada. Tampoco parece que el partido actual esté dispuesto a cambiar muchas cosas. Si no, que se lo pregunten al señor marido de nuestra actual vicepresidenta primera del gobierno.

¿Reacción infantil de la gente?. Si una cosa he aprendido en la vida es que en este mundo nadie es tonto. Más bien se lo hace.

Un poco de autocrítica no le vendría mal al "establishment". Muchas cosas tienen que cambiar, o desgraciadamente, ese voto aumentará no sólo en Francia, sino en el resto de Europa. Incluyendo a España.

ochocara dijo el día 24 de Abril de 2012 a las 02:09:44:

Curioso. Siempre me ha sorprendido la capacidad de la gente para ver cosas diametralmente opuestas.

Lo que yo he visto en esta campaña electoral francesa es un paso más en un proceso hasta ahora lento, pero que esta crisis acelera, que es la polarización social.

En Francia hemos visto que el voto centrista se vacía, desplazándose a partidos más extremistas, como el de Le Pen, y forzando a los dos grandes partidos a radicalizarse. Sarkozy ha tenido que recurrir al discurso del miedo (cosa que aquí conocemos muy bien), y Hollande, a un discurso socialista propio de hace medio siglo. O de siglo y medio.

¡Lógico! Cada vez hay menos clase media, cada vez hay más fragmentación de voto, y cada vez más desesperado.

« 1 »