Menú
Cristina Losada

Nuestra lengua de Shakespeare

La disyuntiva no es gallego o español, como claman nacionalistas y socialistas, sino libertad o imposición. La aparición del inglés no cambia los términos.

Cristina Losada
0

A pocos días de que suene la campana para el decreto lingüístico en Galicia, se ha dado noticia del secreto de su fórmula. Lo hacía el presidente autonómico en una entrevista en ABC con palabras que revelan el propósito escapista. El debate, sentenció, no basculará entre el gallego y el español, sino que "la gran discusión va a ser la incorporación del inglés". La cuestión, por tanto, es bien sencilla: ni Moriles ni Montilla, ni tirios ni troyanos, sino Shakespeare. Con tres idiomas en liza, ya se pueden hacer juegos malabares que distraigan de las promesas que realizaba Feijóo antes de las elecciones del 1 de marzo.

Nada habría que objetar a la enseñanza del inglés, asignatura siempre pendiente a pesar de que se imparte. Pero desde la perspectiva política, el panorama es distinto. Ni el propio Feijóo oculta que ha encontrado en la introducción de la tercera lengua un ardid para evitar el dilema. Aunque la disyuntiva no es gallego o español, como claman nacionalistas y socialistas, sino libertad o imposición. La aparición del inglés no cambia los términos. Eso sí, sorprende que se escudara en la escasez de medios para limitar la libre elección de lengua cuando la prometió, y ahora lance una propuesta cuya realización exigirá más recursos.

La maniobra de evasión de Feijóo obedece a un temor poco santo y muy común en el Partido Popular. Es el miedo a disentir de los dogmas establecidos por los políticos y su entorno, en suma, por el establishment autonómico, que ha vinculado la legitimidad de su poder al hecho diferencial de la lengua. Entre todos han levantado un artificio sobre el impropio concepto de la "lengua propia" y han creado el peligroso artefacto de la identidad colectiva. Todos han vulnerado los derechos individuales en nombre de inexistentes derechos de las lenguas. Antes que enfrentarse a ese conjunto de supercherías retrógradas, mister Feijóo saca el inglés como escudo para que no digan que relega el gallego. Así podrá decir que también relega el español. Y mira que era fácil la libertad de elección.

Tertuliana de Es la Noche de Dieter.

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 9 comentarios guardados

    Servicios