Menú
Cristina Losada

Tres libros y un deseo

Esas falsas nociones se han interiorizado al punto de que ya forman parte del saber convencional. Incluso gentes, en teoría, ilustradas, están convencidas de ideas tan inciertas, como que la historia de España es una "anomalía".

Cristina Losada
0

En ciernes el preceptivo balance anual y en vísperas de la agradable convención de los regalos, es una gran idea realizar una selección de los mejores libros del año, como la que acaba de hacer esta casa. La iniciativa me sirve de coartada para recordar algunos de los libros leídos durante el, ¡ay!, breve año transcurrido. Rememorar libros leídos siempre tiene, además, un punto melancólico. Con el libro que importa –y no sólo es importante– se establecen vínculos afectivos y, por lo que yo sé, duele llegar al final. De ahí, tal vez, que el hábito de releer se vaya imponiendo a la costumbre de acudir al menú de novedades, aunque se permanezca en la búsqueda y la persecución, si es preciso, de las obras pasadas o recientes que a uno se le hacen necesarias.

Tal fue el caso de The End of Commitment, un ensayo del sociólogo Paul Hollander que viene a coronar, por ahora, su trabajo sobre las complejas relaciones entre el comunismo y los intelectuales. Subtitulado "Intelectuales, revolucionarios y moralidad política", se abre con la referencia a un clásico un tanto olvidado, The God that failed, la primera obra en la que conocidos ex comunistas, como Koestler, Silone o Spender, escribían sobre su ruptura ideológica. Hollander que, por cierto, escapó de Hungría tras la fallida revuelta de 1956, ofrece un cuadro global de la disidencia interna en los regímenes comunistas, apoyado en los que han dejado testimonio de su "desilusión". Ahí están los ex de la URSS y de Europa oriental, pero también los de Vietnam o Etiopía, menos conocidos, así como los ex occidentales y, last but not least, los recalcitrantes que han perseverado en el dogma desde el confort de las democracias, véase Chomsky. Lástima que este libro de Hollander haya corrido la suerte de otros suyos y no encontrara editores en España. El único, Peregrinos políticos, otra joya.

En ocasiones, la joya viene de regalo. España y las Españas, de Luis González Antón, me lo pusieron en las manos Francisco Caja y Pedro Antonio Heras, ambos autores de otros dos libros imprescindibles, La raza catalana y La España raptada. En dirección pareja camina el académico González Antón, que desde el primer capítulo, dedicado a "Los pueblos, tribus y gentes de la antigua Iberia" hasta el último, "Asalto nacionalista y crisis del sistema", despieza y combate con rigor la falsificación de la historia que practican los nacionalismos. ¡Y si sólo lo hicieran ellos! Pues resulta que esas falsas nociones se han interiorizado al punto de que ya forman parte del saber convencional. Incluso gentes, en teoría, ilustradas, están convencidas de ideas tan inciertas, como que la historia de España es una "anomalía" o que los nacionalismos surgieron como reacción a un fuerte poder centralista.

Del amanecer a la decadencia no trata, aunque el título valdría, de nuestras particulares cuitas. El historiador Jacques Barzun vuelca la erudición acumulada durante una larga vida para trazar un portentoso retrato cultural de Occidente. Quinientos años de cultura, nada menos, desde el 1500 hasta hoy, en mil y pico páginas. Acompáñese la magna empresa de una capacidad analítica de primer orden y una escritura brillante y tenemos el libro que nos hará felices y, quizá, más sabios. Por suerte, aún sigo con él. Que el nuevo año nos depare buenas y provechosas lecturas.

Tertuliana de Es la Noche de Dieter.

En Sociedad

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios