Menú
Daniel Rodríguez Herrera

La extensión del canon

0
Dada la voracidad recaudatoria de la SGAE, era inevitable que se plantearan alternativas, una vez logrado el objetivo de gravar los discos vírgenes con su impuesto privado. La empleada encargada de recaudarlo declaró que estaban trabajando para poder implantar un impuesto similar a los discos duros, aunque, tranquilizadora ella, nos aseguró que el feliz acontecimiento no tendría lugar hasta el verano, como pronto. Hoy, tras las críticas, parecen haber reculado. Dudo mucho que no vuelvan a la carga.
 
No voy a repetir los viejos argumentos porque ya nos los sabemos todos. Que pagan justos por pecadores. Que reciben ingresos por lo generado por artistas extranjeros. Lo que hay que recordar es que la ley, de 1996, parece redactada teniendo en mente los viejos soportes, que sólo grababan música, o sólo video, o sólo datos, y que hasta cierto punto –haciendo pagar a justos por pecadores–, podría resultar razonable gravarlos. Ya es bastante con que se piense en un CD como un soporte de grabación de vídeo, o música, cuando se puede grabar otras cosas no sujetas a canon. Pero lo del disco duro es peor. Si hay algo que seguro tiene grabado un disco duro no es música: son los datos del sistema operativo, sea Windows, Linux, MacOS o lo que se tercie. Y un pirata normal empleará el disco duro como almacenamiento temporal antes de grabar lo que se baje de Internet o copie del disco de un amigo. Si ya era difícil justificar el primer canon, no digamos éste.
 
No obstante, los informes jurídicos de esa magna institución parecen haber descartado otra posibilidad, aterradora, que pendía sobre nuestras cabezas desde hace tiempo. Es el canon por las conexiones de banda ancha, ya bastante caras de por sí. Al parecer la ley permite aplicar el impuesto a todo soporte que "todo soporte que permita la grabación de datos e información sujeta a derechos" y la conexión a Internet lo transmite, pero no lo almacena.
 
Lo malo es que los discos duros no son, ni mucho menos, el único "soporte" con esas características. Dentro de poco –si es que no sucede ya y yo no estoy muy enterado– móviles y agendas electrónicas pagarán canon, pues se podrá almacenar en ellos información sujeta a derechos de autor. Los primeros, con más razón. Es indignante que Ramoncín no cobre por la estruendosa cantidad de personas que utilizan sus "Litros de alcohol" como melodía en su teléfono móvil. Habrá que acompañarlo cuando se manifieste para protestar por esta injusticia en nuestras calles. ¿No?
 
Daniel Rodríguez Herrera es editor de Programación en castellano.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation