Menú
Daniel Rodríguez Herrera

Nazis y romanos

0
El género de la estrategia es uno de los principales puntales de la industria del videojuego. Está dirigido a un público más adulto, que busca algo más que darle al botón de disparo, y que suele tener un poder adquisitivo mayor. Se pueden dividir en cuatro subgéneros, dependiendo de si la acción transcurre en tiempo real o se juega por turnos, y si el tema es bélico o no. Los primeros éxitos vinieron del juego por turnos, adaptaciones y mejoras sobre sus predecesores en el tablero (Risk, Estratego, etc.).

Pero fue en el campo de la estrategia en tiempo real (RTS, según sus siglas en inglés) de donde vendría el mayor éxito de este género. Dune 2, en 1993, creó un tipo de juego que sería imitado hasta la saciedad. En él nos veremos obligados a recolectar recursos y con ellos construir edificios y guerreros que nos permitan, dándole un componente de gestión junto al bélico. A él pertenecen sagas tan populares como Command & Conquer, Warcraft, Starcraft o Age of Empires.

Desafortunadamente, ese éxito desmedido sumergió al género en un aburrido proceso de repetición de esquemas ya conocidos, a la falta de innovación. Es en ese escenario en el que surge en 1998 la pequeña revolución que fue Commandos, del estudio español Pyro. El concepto era sencillo: disponemos de varios hombres, cada uno con características que lo hacen único, para realizar misiones de alto riesgo en territorio enemigo. Al mínimo descuido podíamos ser descubiertos, y los soldados nazis no eran los estúpidos confiados que muchas veces parecen los rivales manejados por ordenador. Era, en definitiva, como trasladar "Los doce del patíbulo" a la pantalla del ordenador, pasar de la estrategia a la táctica, de la batalla a campo abierto a la infiltración.

El éxito fue enorme, se produjeron múltiples imitaciones, y Pyro Studios se aprovechó lanzando ampliaciones y secuelas mientras preparaba su nueva bomba: Praetorians. Este nuevo juego se acerca más a los RTS tradicionales con una excepción: se elimina por completo la parte de gestión y se concentra en la bélica. Aparte de reclutar refuerzos en poblados, lo único que se debe hacer es destruir al enemigo. Para compensar, existen muchos más factores a tener en cuenta a la hora de la lucha; el terreno, la exploración, los asedios, las formaciones de las legiones, etc.

Tras el auge de la industria española en la época del Spectrum, Pyro Studios parece ser la única compañía en nuestro país que actualmente se defiende entre los grandes estudios ingleses y norteamericanos. No nos podemos quejar, sus compañeros cinematográficos no llegan ni a eso. Quizá sea la cosa de la subvención.

Daniel Rodríguez Herrera es editor de Programación en castellano.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation