Opinión
Noticias y opinión en la red
Navegante

Nuevas protecciones anticopia

En septiembre empezará a comercializarse un nuevo método anticopia para los CDs musicales, creado por la compañía Macrovision. Esta empresa es conocida por el sistema que inventaron para impedir la grabación en vídeo de cintas VHS o DVDs. Para impedir que surjan aparatos que anulen la protección, patentaron tanto el sistema como los métodos más habituales de saltárselo, demandando a las empresas que los comercializaban.
 
El nuevo método es una evolución del creado por su mayor rival en este terreno, SunComm. Se componen de dos partes: por un lado impide a los ordenadores acceder a las pistas de audio y, por otro, ofrece una versión comprimida en una pista de datos para poder escucharlo en los PC. Esa copia comprimida está protegida de modo que sólo se pueda escuchar con reproductores autorizados, y éstos no se pueden emplear para copiar.
 
Lo malo es que el esquema de SunComm tiene un pequeño defecto. Para asegurarse de que los ordenadores no pudieran acceder a las pistas de audio, modificaba la parte de Windows encargada de leer los CDs para que comprobara si están protegidos e impedir leerlos en ese caso. El problema es que esa modificación de Windows se hacía al insertar el disco protegido en el lector, ejecutándose éste automáticamente. Pero si se inserta un CD en Windows teniendo pulsada la tecla Shift se desactiva la ejecución automática. Un gran sistema, sin duda.
 
Macrovision asegura haberlo mejorado combinando la idea original de SunComm con las técnicas habituales de esta empresa, que alteran la parte que ofrece información sobre las mismas al lector, impidiendo tanto a los ordenadores como a otros reproductores (los de DVD o del coche) hacerlos sonar, que es la forma tradicional de hacerle la puñeta a los usuarios. Aseguran que es una protección "99% segura", pese a que iTunes podría ser capaz de copiarlo.
 
Lo malo para las discográficas es que estos esquemas no son más que pequeñas piedras en el zapato. Dificultan realizar la primera copia, pero no la impiden. De modo que son útiles para evitar la copia entre amigos que no sepan mucho de informática pero no las dos formas de copia más perniciosas para sus cuentas de resultados: el "top-manta" e Internet. La próxima vez que sepan de un disco protegido podrán hacer la comprobación. Verán como ya está en las redes y en los tenderetes. Y es que, si se puede escuchar, se puede copiar.
 
Daniel Rodríguez Herrera es editor de Programación en castellano.