Menú
Daniel Rodríguez Herrera

Pensando en el futuro, no en el pasado

0
Normalmente, como navegantes en la Red, no solemos fijarnos mucho en el diseño de las páginas que visitamos mas que para evaluar si nos gustan o no. Sin embargo, cuando eres el profesional que las realiza, debes tomar en consideración muchos otros elementos que pasan, en ocasiones, completamente desapercibidos a los usuarios y, en otros casos, sólo se notan cuando se hace mal. Quizá el más importante entre éstos últimos es la compatibilidad entre varios navegadores. Puede que hayan leído alguna vez que el mercado de los navegadores web es, en la práctica, un monopolio de Microsoft. Bueno, en realidad esto es falso. Es un duopolio entre Explorer 5 y Explorer 6. Les parecerá una tontería, pero los cambios entre esos navegadores convierten, en ocasiones, en una tarea dificultosa la creación de páginas que se vean correctamente en ambos. No digamos ya si incluimos los navegadores de Netscape, Mozilla, Opera, Safari, Konqueror, etcétera.

Cuando hace unos años se puso de moda la creación de páginas web, se enfocaban los esfuerzos en la llamada compatibilidad hacia atrás. Las páginas debían verse bien, no sólo en los navegadores más modernos, sino también en los antiguos. En muchas ocasiones, los programadores debíamos crear versiones distintas para cada uno de los viejos Explorer 4 y Netscape 4. Y corríamos el riesgo de tener que volver a cambiar todo con cada nueva versión de cada navegador.

Sin embargo, ya por aquella época se estandarizó el mecanismo de las hojas de estilo. Éstas permiten separar el contenido, lo que usted lee, de la forma de presentarlo. Y todos los navegadores desde aquel entonces se esforzaron en cumplir dicho estándar, de modo que actualmente sólo los navegadores viejos o malos lo incumplen. Por eso, actualmente se habla de la compatibilidad hacia delante, de construir nuestras páginas ajustándonos a los estándares, de modo que no sólo funcionen en los navegadores actuales, sino también en los que puedan aparecer de ahora en adelante.

Este enfoque tiene otras ventajas añadidas. Las páginas web están escritas en un lenguaje llamado HTML. Separando los elementos de diseño en un fichero aparte, reducimos la complejidad del código escrito en ese lenguaje y ustedes se descargan mucho menos código en cada página. Hemos calculado que el nuevo diseño de Libertad Digital ocupa de media un tercio del tamaño del anterior. Eso lo hace más rápido, especialmente para las conexiones más lentas, y facilita la indexación por parte de los buscadores. Por otro lado, también resulta un web más accesible a personas con discapacidades visuales.

Son casi todo ventajas. Entonces, ¿por qué no se utiliza más? Principalmente por dos razones. La primera es que muchos programadores que aprendieron con gran esfuerzo las técnicas antiguas no han hecho el esfuerzo de aprender las nuevas. La segunda es que los diseñadores de páginas web son, en muchos casos, personas sólo dedicadas a la parte visual que no saben nada de código HTML y que simplemente dibujan sus páginas web con programas como Dreamweaver. Por eso, es importante la nueva versión anunciada de esta aplicación, que ha anunciado un soporte mucho más amplio de las hojas de estilo.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios