Menú

¿Qué es un proxy-caché transparente?

0
Un proxy es una pasarela. Cuando estamos conectados a Internet no accedemos a ellos, sino a través de ellos porque la información a la que queremos acceder está “detrás”. Es normal que muchas oficinas tengan ordenadores realizando esta labor, obligando a los usuarios a pasar a través de estos ingenios para acceder a Internet y filtrando aquellos servicios que no se consideran útiles y malgastan ancho de banda. También se emplean en redes domésticas, cuando sólo un ordenador tiene acceso a Internet y se quiere emplear de pasarela para que los demás puedan también hacerlo.

Un proxy es transparente cuando no debemos cambiar nuestra configuración para emplearlo. Todos los navegadores tienen una opción que permite el empleo de proxys, pero estos no serían transparentes, pues tendríamos que indicar a nuestros programas que los utilicen. La mala noticia es que este tipo de proxys son obligatorios, puesto que tampoco podemos cambiar la configuración para no emplearlos.

Por último, una caché es una copia de la información original almacenada en un medio al que se accede más rápidamente que al original. Por ejemplo, Internet Explorer dispone de una caché llamada “Archivos temporales de Internet” donde almacena páginas y gráficos que usted ha visitado. Si desea acceder de nuevo a esos recursos, en lugar de bajarlos de nuevo de la red lo coge del disco duro.

Telefónica ha decidido instalar un proxy-caché transparente para sus usuarios de ADSL. Es decir, para todos, pues también afecta a los de otros proveedores. Dado que somos muchos, cerca del millón, no basta con poner uno solo. Aun así, la carga de trabajo que soportan está provocando las quejas de algunos de sus usuarios. Hay que tener en cuenta que, aunque la labor del proxy se limita en principio a las páginas web, al tener que examinar todo lo que le llega, ver si son peticiones de páginas web, si lo son ver si las guarda en la caché, si las guarda poner la versión de la caché y si no bajarlas de Internet y guardarlas… pues en ocasiones se enlentece todo.

Por otro lado, aunque Telefónica asegura que esto ahorra costes a los sitios web, que tendrán menos visitas, también dificulta a estos sitios la tarea de contar a sus visitantes. Buena parte de ellos habrán visto reducidas sus visitas estos días, y aunque hay maneras de evitar el uso del proxy, no resultan triviales para muchos sitios web.

En definitiva, un cambio sustancial para muchos usuarios españoles. El problema es el de siempre. Como lo de la liberalización de los mercados de telecomunicaciones es un apaño y no algo real, pues no existen alternativas a Telefónica y su proxy. Así que, arrieritos somos...

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios