Menú

Ciudadanos del mundo

David Jiménez Torres

El ciudadano del mundo halla, junto a los puentes que puede tender hacia millones y millones de desconocidos, murallas que le separan de sus seres más queridos. (Volver)
Erbilyos dijo el día 1 de Julio de 2009 a las 15:08:26:

He conocido a un par de ellos, de los de la primera categoría (los pijos). Uno era de la familia Lacoste. Da la impresión de que se saben jugadores de una liga superior, y disfrutan impresionando a los mortales. Son conscientes de la envidia que provocan. Suelen hablar deprisa, tienen tantas cosas que contar los pobres que no dan abasto. Tienden a ser un tanto superficiales, los colocas en una reunión social y a los quince minutos ya han triunfado. Es como si les dieran cuerda. Es posible que sean como ese personaje del cuento de Henry James que solo existía cuando estaba con alguien, y cuando se quedaba solo, desaparecía. No es que se volviera invisible, es que dejaba de existir.

cazalobo dijo el día 1 de Julio de 2009 a las 12:31:17:

Como viviente que he sido en varios paises y ciudades, entre ellas Cambridge, muy de acuerdo con el artículo. La falta de referencias fijas lo único que permite es que te pierdas. Eso sí, puede ser con mucho estilo y en varios idiomas.

ongietor dijo el día 1 de Julio de 2009 a las 11:20:54:

"sórdido" en vez de "taciturno"?

MarvoloB dijo el día 1 de Julio de 2009 a las 02:38:26:

Se diría que el ser humano no está hecho para ese tipo de vida.

« 1 »