Menú
David Vinuesa

El Atlético necesita más contundencia y menos 'pupismo'

El conjunto rojiblanco se deja dos puntos por su falta de pegada. Dembélé, cara y cruz del partido.

David Vinuesa
0
El conjunto rojiblanco se deja dos puntos por su falta de pegada. Dembélé, cara y cruz del partido.
Giménez ante el Getafe. | Cordon Press

Mirando los datos del Atlético de Madrid en la Liga, sus 19 victorias, 6 empates y 2 derrotas, es fácil analizar los partidos en los que se quedó a medias en cuanto a puntos, sobre todo porque son los menos. Quizá el único encuentro que tenga una lectura totalmente negativa y sin nada que rescatar sea el 2-0 que le endosó el Real Madrid en Valdebebas. Y si miramos aún con más detalle, el segundo en esta clasificación de partidos muy negativos sería el 0-0 de la primera vuelta ante el Villarreal. Ni un tiro a puerta. Nada que merecer. En el resto, más allá de esos dos partidos, se antoja difícil encontrar un encuentro en el que el Atlético, de un modo u otro, rozase la victoria o directamente la consiguiese.

En este análisis encontramos partidos como los jugados ante el Levante donde el Atlético sumó 42 tiros y solo marcó un gol. Frente al Huesca, al inicio del curso, más de lo mismo en ese desesperante 0-0 en El Alcoraz. Además, Real Madrid y Celta le empataron en los minutos finales y en ambas ocasiones hubo oportunidades para el 2-0, previo al 1-1 o el 3-1 anterior al 2-2 final. Y para rematar estos partidos de “quiero y no puedo" llega el choque jugado ayer ante el Getafe donde bien es cierto que regalaron la primera parte, pero también es una verdad como un templo que el MVP del partido acabó siendo para el portero local, David Soria. Luego hablaré de Dembélé, que fue el principal culpable de que el guardameta getafense se luciese en los minutos finales. 

Este Atlético de Madrid hizo una temporada casi perfecta en su inicio y ahora, como es lógico, está pasando por una fase con muchas irregularidades. Pero es algo que le está pasando a todo el mundo y los rojiblancos, que en ningún momento han acampado en Neptuno como sí querían vender sus oponentes, no se están librando de esa famosa frase de “va con el gancho". Aquí todos los que optaron a ser campeones o lo fueron han ido con el gancho en algún momento de la temporada. Ni el Barcelona de Guardiola o el Real Madrid de José Mourinho ganaron el título paseándose por los campos de España. De hecho el Atlético siempre ha ganado sus ligas, diez en este caso, en la última fecha. Ojo, lo que sí supieron hacer esos equipos campeones, al igual que lo hizo el Atlético en la 2013/2014, es acelerar en los buenos momentos y saber sufrir en los malos. Lo segundo es lo que da ligas, que nadie lo olvide.

Anoche ante el Getafe, el Atlético sumó un empate que sabe a poco y por momentos llegó a rozar los tres resultados posibles. Casi gana, casi pierde y al final empató. Pudo perder si el colegiado ve el claro penalti de Dembélé sobre Maksimovic. Al menos para mí no hay dudas de que lo fue. ¿Conspiración? A otra ventanilla con eso, ya saben. Aquí fútbol, no personajes para shows. Lo dicho, el Atlético pudo perder si ese penalti pasa a ser el 1-0, sin embargo, la sensación general es que el equipo de Simeone hizo méritos para ganar el partido. Varias ocasiones de Dembélé, un buen disparo de Joao Félix, el balón al poste de Luis Suárez, el esférico que salió fuera antes del gol de Joao... Como pasó ante el Huesca o ante el Levante, el balón no entró y esa es la única diferencia entre estar hablando hoy de dos puntos perdidos en vez de hablar de una nueva victoria colchonera. Con-tun-den-cia. Pese a tener a Luis Suárez y Marcos Llorente en modo apisonadora, no se engañen, a este Atlético le sigue faltando más con-tun-den-cia.

Lo de la contundencia que pongo en el titular de esta columna ya está explicado, pero ¿por qué he titulado también con “y menos ‘pupismo’"? Sencillamente porque el peor enemigo histórico del Atlético de Madrid no es el Real Madrid. ni mucho menos. El eterno rival rojiblanco, aquel que todos los años le pone en problemas y que a veces logra vencerlo, es el Atlético ‘Pupas’ de Madrid. Ni más ni menos. El propio Atlético se boicotea a sí mismo y lo peor de todo es que esa minoría que afortunadamente tiene cada vez menos adeptos es la mejor aliada de los rivales colchoneros. Eso sí, minoría gritona a más no poder. Si no les quieres escuchar te queman el timbre para recordarte que si ellos tienen miedito, tú también lo tienes que tener.

No hay nada que más le guste a un rival colchonero que un atlético pupista. Les ponen el capote y van como toros. ¿Quién se beneficia de ese pupismo? El Atlético no, desde luego. ¿Cómo es posible que Barcelona y Real Madrid lleven todo el curso sobreexcitados en cuanto logran recortar dos puntos y el Atlético tuerza el gesto en cuanto pierde parte de su ventaja? Y no hablo de ahora sino de momentos en los que la ventaja era mucho mayor y solo se cedía un empatito. ¿Los que están lejos se ilusionan más que el que está primero? ¿Se ven más campeones el segundo y el tercero que el que está líder? ¿Qué clase de mentalidad agorera es esa?

Repito, por suerte, el pupismo empieza a enfadar y mucho a la afición colchonera. Tras el 0-0 ante el Getafe se notó. Mucha gente empieza a dejar descolgado el teléfono cuando llaman para obligarlos a ser negativos. La cantinela a otros, por favor. La venda antes que la herida para otros. Eso sí, a nivel futbolístico Simeone tiene que estar ocupado, que no preocupado. Dentro de esa cara y esa cruz del partido, aparte del lógico empate, el Cholo acabó con la sensación de seguir atascado con un Saúl que no está para ser titular, pero con la buena noticia de haber ganado a un nuevo pupilo, Moussa Dembélé. Que sí pupistas, que falló mucho y que un meteorito acabará con la tierra, pero lo que ayer dejó dos puntos en el limbo puede dar tres en otra ocasión. Lo dicho, más contundencia y menos pupismo. Chelsea.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot