Menú
David Vinuesa

El Atlético saca la 'manita' a pasear porque sigue vivo

El conjunto rojiblanco ganó 5-0 al Eibar y sigue como líder. Mete dos puntos más al Real Madrid y tres al Barcelona, que tiene un partido menos.

David Vinuesa
0
El conjunto rojiblanco ganó 5-0 al Eibar y sigue como líder. Mete dos puntos más al Real Madrid y tres al Barcelona, que tiene un partido menos.
Marcos Llorente y Correa, bigoleadores. | EFE

Tengo la fortuna de compartir tribuna de prensa en el Wanda Metropolitano con muchos periodistas de calidad y pese a la distancia que debemos respetar en los partidos debido al covid-19 seguimos manteniendo debates futbolísticos. Entre esos compañeros tengo la suerte de poder hablar con el periodista británico de The Guardian, Sid Lowe, y con él llevo teniendo la misma conversación durante los últimos meses. ¿Cuál era el núcleo de ese debate? Fácil: el Atlético necesita un partido sencillo o mentalmente vivirá un infierno.

La realidad liguera del Atlético durante todo el año 2021 es que el conjunto de Simeone, independientemente de lo que estuviese mereciendo por su juego o por sus oportunidades, algunas veces más y otras menos, nunca había tenido un partido resuelto al descanso o cerrado antes de tiempo con contundencia. En algunos partidos si logró una ventaja de dos goles, como por ejemplo en el 0-2 en Villarreal, en el 3-1 ante el Valencia o en el 2-0 frente al Sevilla, pero en esos partidos hubo mucha tensión de por medio. Nunca pudieron bajar los brazos y disfrutar. Frente al Eibar, por el contrario, se finiquitó el partido antes del descanso y la sensación colchonera por fin fue de liberación.

La mochila del líder sigue sobre los hombros rojiblancos y mantiene un peso importante debido a los tirones que dan por detrás Real Madrid y Barcelona, sin embargo, hoy lunes pesa mucho menos que antes de los dos goles de Correa que abrieron la goleada madrileña. Y si esa mochila pesa menos este lunes, qué decir del espíritu del argentino. Machacado hasta la saciedad por sus fallos frente al Betis, Ángel recibió un abrazo público de su entrenador y la confianza necesaria para no venirse abajo. Imaginen si el Cholo Simeone fuese un técnico sin personalidad que en un momento dado ve los palos a Correa y decide que ayer lo mejor era que fuese suplente. Twitter 1 Simeone 0. Pero, ¿qué resultado se hubiese visto? ¿5-0 ante el Eibar? No sé, porque Correa no habría estado.

La clave del partido estuvo precisamente en los dos goles de Correa justo antes del descanso porque el Eibar, pese a ser el colista, le estaba recordando al Atlético que si no marcaba pronto la mochila le iba a reventar la espalda otro día más. Simeone se vio venir el infierno mental de los suyos y utilizó como físio para su espalda las variaciones tácticas. El Cholo movió a Saúl, logró que Koke y Herrera tuvieran más visión en ataque y a partir de ahí emergió la figura de Correa para silenciar a sus críticos con dos golazos. El segundo, giro incluido con rotura de cintura al rival, dejó a medio Twitter sin pajarito que le pueda piar al ‘10’ colchonero. Por suerte en el mundo del fútbol siguen mandando los futbolistas y los entrenadores, no los avatares y nombres curiosos de las redes sociales.

A partir de ese 2-0, mochila fuera y sesión de balneario para el Atlético con el 3-0 de Carrasco y el doblete de Marcos Llorente. De un partido trampa se pasó a encontrar un oasis en mitad del desierto y de una tacada todo lo que parecía complicado pasó a ser positivo. Era el resultado que necesitaba el Atlético como líder. 5-0. Contundencia. Llorente y Correa firmaron un doblete. Carrasco volvió a marcar. Ganaron sin Hermoso, Lemar, Joao Félix y Luis Suárez. Kondogbia, Torreira, Vitolo y Dembélé sumaron minútos para no perder esencia competitiva. Héctor Herrera se afianzó como pivote. Y además, jugadores como Koke y Savic se ahorraron el tener que jugar los 90 minutos. Señoras y señores, el partido de ayer es igual que pasar todo el día fuera de casa trabajando y saborear cada centímetro de tu cama cuando puedes lanzarte sobre ella y descansar.

Ojo, el Atlético no debe quedarse ahora dormido entre las sábanas. El despetador tiene que seguir sonando a la misma hora de siempre de cara a las finales que restan. El baño y masaje frente al Eibar sirve para recuperar sensaciones y meter dos puntos más de ventaja sobre el Real Madrid, pero el jueves llega el Huesca y la mochila del líder volverá a colocarse sobre los hombros rojiblancos. Esa es la realidad. Maravillosa realidad por otro lado. Ojalá tener siempre esa mochila del primer puesto bien cargada a tus espaldas, porque todos los aficionados del Atlético de Madrid y la plantilla quieren ganar. ¿Quién quiere quedar segundo o tercero si vas primero? Nadie. En 2014, el mensaje del club era el mismo y al final ganaron la Liga. Cumplieron el objetivo deportivo y económico y luego se llevaron el trofeo. Una cosa no quita la otra. ¿Alguien de verdad piensa que ganar depende de decir todo el rato que vas o que quieres ganar? Hay que tener mucho ego, ser muy inseguro o gozar de una gran soberbia para tener esa necesidad imperiosa de decir todo el rato que vas a ganar. Gana y punto. Muerde, no ladres. Sentencia, no pronostiques. Al menos ese es mi pensamiento. A mí me vale ganar y me gusta mucho ganar. A los atléticos también. A todos los equipos les gusta. No hay un monopolio del “ganar". No es propiedad de nadie ni se basa en si gano soy feliz y si pierdo lloro como un bebé. Por esa razón creo que los que acusan al Atlético de conformismo quizá deberían dejar de conformarse con pedir perdón cada año tras equivocarse 20 veces en lo suyo.

 

 

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD