Menú
David Vinuesa

La matrícula del Atlético se ve desde Huesca hasta Villarreal

Oscenses y castellonenses lograron empatar a cero contra el Atlético encerrándose atrás. Los rojiblancos, secos de cara a gol.

David Vinuesa
0
Oscenses y castellonenses lograron empatar a cero contra el Atlético encerrándose atrás. Los rojiblancos, secos de cara a gol.
Saúl en el Atlético-Villarreal | Cordon Press

Tercera jornada de Liga. Apenas una semana de competición para el Atlético de Madrid. Sin pretemporada. Solo con un cambio en la plantilla, Luis Suárez. Y el mismo problema de siempre: la falta de gol. Es demasiado pronto para un DEFCON 1 en el Atlético, es decir, la mayor señal de alarma posible ante un peligro inminente, pero los colchoneros empiezan a estar muy cerca del DEFCON 3. ¿Qué diferencia hay entre los dos niveles? Que en el 1 el peligro ya ha roto la puerta de entrada al Metropolitano y en el 3 todas las fuerzas implicadas aumentan su atención y disponibilidad por encima de lo normal para estar preparadas cuando llegue el momento decisivo.

El problema del Atlético va más allá de la falta de gol. El problema real es que al Atlético de Madrid se le ve venir de lejos, concretamente desde Huesca hasta Villarreal. Los dos equipos tomaron una decisión antes de medirse al cuadro de Simeone y una vez acordado que lo mejor era asegurar un punto sin volverse locos buscando los tres, el equipo de Míchel y el de Emery pusieron a los madrileños delante del espejo. Cholo, te voy a defender atrás con las líneas juntas y si no cambias el plan, yo no gano, pero tú tampoco. Ese pareció ser el pensamiento de oscenses y castellonenses y les salió a la perfección. ¿Y si todos los equipos piensan y ejecutan así su plan? DEFCON 1.

Desde el lado de Simeone, el Cholo tiene dos semanas por el parón para coger la pizarra y darle vueltas a su estilo, porque no es cuestión de que pase a ser de repente la Brasil de los 70. El argentino no puede caer en la trampa de variar todo el estilo que tantos buenos resultados le ha dado durante 8 años, pero sí debe empezar a evolucionarlo aún más. Este Atlético, aunque empate igual, no es el mismo que el del año pasado. No hay que ser tan simplistas en el análisis. El Atleti tiene matices diferentes y pese a que no estén dando resultados se ve, como reconoce el Cholo, que el equipo es más valiente y quiere más que antes. Presiona más arriba, corre más, ataca diferente y tiene a Luis Suárez para rematar y a Joao Félix cambiando el acné juvenil por una barba más madura. Lo 'único' que no tiene es la capacidad de sorprender y un 5 de verdad, como en su día lo fue Tiago Mendes.

Ante el Villarreal se vio claramente a un Atlético que solo intentaba ganar por empuje. El Atlético ataca como el lobo que intenta tirar la casa del cerdito soplando y soplando. Le pone ganas, sopla cada vez más fuerte y mete al rival atrás, sin embargo, lo único que hace el Atlético es cansarse y quedarse sin aire. Claro que por calidad acabará marcando y ganando partidos, pero si quiere volver a ser un equipo campeón debe tapar su matrícula de alguna forma.

En el aspecto meramente táctico, el mejor Atlético siempre tuvo un genio en el centro del campo que marcaba los tiempos y liberaba a sus compañeros. Un 5 de verdad, no improvisado. Y el mejor Atlético, si no ganaba por el césped, lo hacía por el aire. Un Tiago y poder a balón parado son a día de hoy más que necesarios. Quizá Torreira, si finalmente llega y sin ser Tiago, pueda darle a Simeone la posibilidad de liberar a Thomas, Saúl y Koke. Pero si eso pasa, el Cholo tendrá que decidir entre muchos jugadores y entre varios sistemas. 4-4-2, 4-2-3-1, 4-3-3, dos nueves, Saúl, Koke, Carrasco, Correa, Joao Félix... Y si por el camino hacia la evolución, alguien debe irse al banquillo con sus galones en la mano, se va, se enfada y como no le quedará otra subirá el nivel para volver al sitio que merece. Si quieres competencia interna, eso es lo que toca.

Dos semanas sin fútbol, pero con pizarra, dan para mucho y aunque se tengan que tomar decisiones complicadas con jugadores importantes, la realidad del fútbol es el presente y este, sin extremismos, demanda una evolución. El próximo rival del Atlético será el Celta de Vigo, que no tiene ADN de equipo defensivo ni mucho menos, pero Simeone ya no puede arriesgarse a que le hagan la misma trampa que Huesca y Villarreal. En el garaje colchonero es hora de tapar la matrícula.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios