Menú

Bush: derrota legislativa, victoria política

0
La influencia de los sindicatos en los legisladores norteamericanos ha provocado una clara derrota para el presidente Bush. No pudo impedir una serie de restricciones al tráfico de camiones mexicanos por Estados Unidos, cuando todos los demócratas y más de la tercera parte de los republicanos se plegaron a las presiones sindicales.

Alegaron motivos de seguridad para aprobar una ley contraria al Tratado de Libre Comercio entre Canadá, EEUU y México, pues discrimina los camiones de uno de los tres países firmantes. Su verdadera razón era proteger a los camioneros norteamericanos y, para ocultarla, los senadores y el sindicato se amparan en argumentos que suenan a prejuicios y racismo, pues dicen que los mexicanos no saben ni conducir ni mantener sus vehículos igual que sus vecinos del Norte.

Para Bush, que dentro de un mes recibirá a su colega mexicano Vicente Fox en visita oficial a EE UU, la derrota legislativa es un regalo político porque le hace crecer entre el grupo clave del electorado hispano: Bush amenaza con vetar la ley, lo que le permitirá demostrar su interés por defender a los mexicanos y, si su voto queda anulado por una mayoría de dos tercios en el Congreso, podrá poner más aún de relieve que es él, y no sus rivales demócratas, quien trata de ayudar a un sector tan importante del electorado.

La popularidad de Bush aumentó en general en las últimas semanas y ahora tiene el apoyo del 63 por ciento de la población. Es más que el presidente Clinton en este momento de su mandato y semejante buena noticia mejora aún al analizar la encuesta: el 59% de los latinos apoya su gestión y, según múltiples proyecciones, la condición para ganar los próximos comicios es atraer como mínimo el 35 por ciento del voto hispano.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios