Menú

De guante blanco

0
Habría que dar las gracias, muy sinceramente, al secretario de Organización del Partido Socialista Obrero Español, José Blanco quien, en un nuevo alarde de sus dotes como vidente electoral, ha sido capaz de personalizar los resultados electorales de la Comunidad de Madrid. Es ciertamente llamativo que, teniendo en cuenta que tanto nuestra Constitución como la LOREG garantizan el ejercicio secreto del derecho de voto, el Sr. Blanco pueda adivinar el sentido del voto de los ciudadanos de los distritos o municipios madrileños.
 
¿Estamos ante un genio capaz de encuestar casa por casa en tiempo récord haciendo las tres preguntas de las que, suponemos, ha extraído sus conclusiones? (A saber, las tres preguntas del señor Blanco serían: qué ha votado usted, votó al PP en anteriores elecciones y si pertenece usted a la que el PSOE llama "extrema derecha" del PP, que tiene por costumbre votar en contra de los consejos de su propio partido)
 
No sabemos qué revolucionaria técnica de investigación social ha empleado para llegar a sus conclusiones, pero haría bien el Gobierno cojo de Rodríguez Zapatero en prescindir de ese CIS que no hace sino equivocarse en sus predicciones de participación, y que absorbe tantos recursos de todos los ciudadanos. Un solo hombre, Pepiño Blanco, ha bastado para hacer esa macroencuesta que habrá de inscribirse con letras doradas en el frontispicio de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas (de cuya existencia imagino que Blanco tiene conocimiento).
 
Me asalta, sin embargo, una duda sobre el proceder de este preclaro hombre de estado. Tal vez, sólo tal vez, sus conclusiones han sido algo precipitadas. Puesto que el voto es secreto, y dado que expresa la voluntad libre, individual e inviolable de cada ciudadano, parece que atribuir colores ideológicos a la decisión de los españoles en torno a una consulta para la que tanto el PP como el PSOE pedían el mismo resultado, en función de su lugar de residencia es, como poco, irresponsable.
 
Entiendo que conviene a los intereses de imagen del Partido Socialista el atribuirse los síes del referéndum, sobre todo teniendo en cuenta el ridículo espantoso en que queda su gobierno con una abstención histórica, pero, como lo hacen seguramente todos los ciudadanos, tengo que reivindicar que mi sí inequívoco, y el sí de cada persona, no es propiedad del Partido Socialista ni de ningún otro, sino únicamente mío.
 
Termino pidiendo al PSOE, particularmente al señor Blanco, que me devuelvan mi voto, que no suplanten mi voluntad, que, en definitiva, no oculten la vergüenza de apoyarse en los extremistas de la izquierda y el separatismo abanderados del no, robándonos, eso sí, con guante blanco, lo que nos pertenece. Y que dejen de exudar rencor por todos sus poros, no vaya a ser que se enfaden los militantes y –sobre todo– dirigentes del PSOE que residen en esos lugares malditos de nuestra Comunidad de Madrid, región donde ha ganado el Sí que defendía el Partido Popular, el mismo partido que ha ganado en todas las elecciones desde hace más de catorce años. Y la misma región donde, por fortuna, no se ha instalado el odio que promueve el secretario de Organización del PSOE.
 
Diego Sanjuanbenito
Responsable Nacional de Campaña del Referéndum 2005
Nuevas Generaciones del Partido Popular

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia