Menú

Nos infectamos con el agua y las comidas que poseen la bacteria, pero no se contagia de persona a persona y la vacuna diseñada por un español –el Dr. Ferran– es muy efectiva.

Dr. Enrique de la Morena
0

El mundo entero está preocupado por la epidemia de cólera en Haití, y es lógico que lo esté y que trate de procurar toda la ayuda posible, no sólo de personal sino también de medicinas y alimentos, para tratar de parar esta enfermedad. Al fin y al cabo, hoy en día disponemos de fármacos para combatirla, pero es necesario ir enviando ayuda de manera organizada.

El vibrión colérico es una bacteria que produce un proceso agudo intestinal con diarreas en número superior a 30 cada 24 horas y que origina una desnutrición tal a la persona contagiada que si no se le proporciona medicación, muere. Además, provoca dolores fuertes en el abdomen, las heces parecen granos de arroz, los enfermos sufren calambres, cianosis, palidez... Nos infectamos con el agua y las comidas que poseen la bacteria, pero no se contagia de persona a persona y la vacuna diseñada por un español –el Dr. Ferran– es muy efectiva.

En la década de los 70, en España surgió un brote al beber agua de un río donde unos individuos enfermos de cólera habían hecho sus necesidades. Rápidamente, las autoridades sanitarias tomaron las medidas adecuadas y no tuvimos ningún problema: el tratamiento se proporciona con sueros, tanto por vía oral como intravenosa, y disponemos de antibióticos con un 100% de efectividad, con lo cual si nos organizamos bien se puede controlar.

Entre otras muchas cosas, el Dr. De la Morena es miembro del Comité Científico de la Fundación Ferrer para Investigación y Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios