Menú

La presencia de estas proteínas anormales no es indicativo de mortalidad; pero sí es preocupante en procesos renales. Como es lógico, para prevenir la presencia de estas proteínas anómalas hay que evitar el frío y por anto abrigarnos.

Dr. Enrique de la Morena
0

En nuestro artículo sobre sabañones indicábamos que el diagnóstico diferencial de este proceso lo teníamos que llevar a cabo estudiando las crioglobulinas; muchos han sido los lectores que nos han pedido que escribiéramos sobre ellas y si efectivamente suponen una enfermedad.

Las criglobulinas son unas inmunoglobulinas que precipitan con el frio y que vuelven a redisolverse a la temperatura del organismo. Son unas proteínas anómalas que el frío vuelve más espesas y gelatinosas, con lo cual nos produce una vasoconstricción en los vasos sanguíneos, demostrando su actividad en la piel y en diversos órganos, tales como el hígado, los riñones, el corazón...

Están clasificadas en tres tipos que son los siguientes: crioglobulinas tipo I (la principal es la IgM siendo menos frecuente la IgG), crioglobulinas tipo II (IgM) y crioglobulinas Tipo III (principalmente IgM-IgG).

Si nos encontramos la tipo II y tipo III hablamos de crioglobulinas mixtas. Estas proteínas están asociadas a diversas patologías y nos sirven para hacer el diagnóstico de la enfermedad; se encuentran en procesos virales tale como la hepatitis C, en glomerulonefritis, en procesos reumáticos, en la enfermedad de Raynaud propia de los fumadores (cuya clínica es una vasoconstricción vascular intensa, por eso recomendamos no fumar, ya que cada día estamos viendo esta enfermedad en fumadores tanto en hombres como en mujeres), lupus eritematoso (como es lógico la sintomatología está relacionada con la enfermedad de base y el tratamiento es la propia enfermedad). La presencia de estas proteínas anormales no es indicativo de mortalidad; pero sí es preocupante en procesos renales. Como es lógico, para prevenir la presencia de estas proteínas anómalas hay que evitar el frío y por anto abrigarnos.

Entre otras muchas cosas, el Dr. De la Morena es miembro del Comité Científico de la Fundación Ferrer para Investigación y Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios