Menú
Dr. Enrique de la Morena

No sólo los tiburones muerden en el mar

Las famosas morenas son conocidas por su agresividad. Este pez muerde y esta herida corre el riesgo de infectarse. Por este motivo es importante limpiar la mordedura con suero fisiológico.

Dr. Enrique de la Morena
0

Las vacaciones de verano son ideales para disfrutar del mar o de los ríos. Somos muchos los que decidimos refrescarnos en las costas nacionales así como en algunos ríos y pantanos. Unas actividades que realizamos dentro del hábitat natural de peces u otras especies que pueden llegar a ser agresivos si creen que son atacados o acorralados.

Los peces y otros animales marinos no son de naturaleza necesariamente agresiva. Por norma general huyen de los seres humanos, pero si su instinto les dice que están en peligro atacarán de forma automática. Estos ataques suelen ser en forma de picadura o mordedura.

A continuación vamos a describir varias clases de peces que nos pueden causar lesiones. En primer lugar encontramos las Escorpenas.Esta especie puede vivir tanto enaguas frías como en calientes. Por norma general se localizan en fondos rocosos. Según el tipo de veneno, clasificamos las escorpenas en especies de menor potencial venenoso y mayor potencial venenoso.

Así, tenemos el pez escorpión, que es poco venenoso dentro de esta variedad también encontramos el Cabracho, Escorpora, Escorpina y Rascacio. Su veneno no es muy tóxico y se encuentra en las aletas dorsales, anales y pélvicas. La picadura de cualquiera de ellos nos produce un dolor muy intenso seguido de edema.

Si nos pican, tenemos que desinfectar la herida, aplicar calor local y una vacuna antitetánica.

En otras latitudes encontramos otra especie llamada Pez Pavo (sólo deben temerla aquellos que piensen irse de vacaciones a Islas Mauricio o Madagascar). El tratamiento de su picadura es idéntico al anterior.

El Pez Piedra, aunque pertenece a este mismo grupo, tiene una picadura más peligrosa. El veneno contiene Neurotoxinas y Citotoxinas, lo que hace necesario la hospitalización inmediata. Mientras llegamos al hospital, lo único que podemos hacer en estos casos es limpiar bien la herida.

Dejamos las Escorpenas y hablamos ahora del Pez Víbora cuya picadura es frecuente en nuestro país. Sus efectos son un fuerte dolor punzante. También podemos sufrir alteraciones de la visión, edema y convulsiones. Es una picadura grave y hace necesario el traslado inmediato a un hospital.

También es grave la picadura del Pez Raya. Además de provocarnos dolor y edema, nos puede generar náuseas, vómitos, diarrea e hipotensión. Si no se ataja a tiempo puede provocar también la gangrena. Como en los casos anteriores, debemos lavar y desinfectar la herida con suero fisiológico y trasladar al afectado a un hospital tan rápido como sea posible.

Hablamos ahora del Pez Morena. Las famosas morenas son conocidas por su agresividad. Este pez muerde y esta herida corre el riesgo de infectarse. Por este motivo es importante limpiar la mordedura con suero fisiológico y prestar mucha atención al afectado ya que el dolor es muy intenso y puede provocar la pérdida de conciencia. En ocasiones está indicada la aplicación de un anestésico local y el traslado al hospital.

Hasta ahora hemos comentado peligros del mar, quizá algo desconocidos para la mayoría de los bañistas, pero sin duda alguna el bicho al que todos hemos temido alguna vez es la Medusa. Son muy frecuentes en nuestras playas por las condiciones climatológicas de España. Las medusas no atacan, ya que simplemente se dejan llevar a su ritmo por la corriente. El bañista corre el riesgo de chocarse con ellas y sus temibles tentáculos. Es ahí donde tienen un arpón venenoso que se pega a la piel como si fuera una ventosa.

Esto provoca una reacción urticaria intensa, con edemas, enrojecimiento y un fuerte escozor. En la medida de lo posible es urgente ponerse gasas empapadas en alcohol ya que éste neutraliza el veneno. Si nos han advertido que nuestro destino de playa puede tener presencia de medusas podemos hacer uso de tópicos, corticoides o cremas para repelerlos.

Si hablamos de medusas también tenemos que hacerlo de los Erizos de Mar. El riesgo de estos animales está en pisarlos y clavarnos las púas en los pies. Si esto sucede, debemos lavar inmediatamente la herida con agua del mar y después agua caliente durante al menos media hora.

Después tenemos que extraer las púas de una en una y con material estéril. A continuación, desinfectaremos la herida asegurándonos de que no se ha quedado ninguna púa o resto de púa dentro de la piel. Lo más indicado es acudir a un centro hospitalario para comprobarlo.

Una buena forma de evitar este inconveniente es pasear por la playa con las sandalias adecuadas. Como siempre decimos desde este consultorio: es mejor prevenir que curar.

Entre otras muchas cosas, el Dr. De la Morena es miembro del Comité Científico de la Fundación Ferrer para Investigación y Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios