Menú
Dr. Enrique de la Morena

Pánico nuclear injustificado

Es muy llamativo cómo la tragedia que vive el pueblo japonés sirve a algunos para atemorizar al mundo.

Dr. Enrique de la Morena
0

 

Son muchos los lectores de Libertad Digital y los pacientes y amigos que están recibiendo correos electrónicos que alertan de que el agua de lluvia puede traer radiaciones procedentes de la central de Fukushima en Japón. Por tanto –siempre según este e-mail- debemos usar paraguas, si no tenemos más remedio que salir a la calle, para evitar que nos mojemos el pelo.

Es muy llamativo cómo la tragedia que vive el pueblo japonés sirve a algunos para atemorizar al mundo. Y todo mientras la OMS (Organización Mundial de la Salud) guarda silencio.

Como consecuencia del terremoto y del maremoto que sacudió Japón, la Central Nuclear de Fukushima ha sufrido daños importantes en los reactores que han provocado la fuga de algunos compuestos radioactivos con el consiguiente peligro para la vida humana. Un peligro que se controla con perímetros de seguridad de unos 20 kilómetros a la redonda. El Iodo 131-el Estroncio 90 y el Cesio 137 son los elementos radioactivos que originan diferentes patologías, tal como expusimos en el anterior articulo.

¿Qué es lo primero que ocurre en una persona cuando entra en contacto con estas radiaciones?

1º.-Contaminacio: la contaminación produce heridas y quemaduras, afecta también al aparato respiratorio y digestivo

2º.-Incorporacion: el material radiactivo se incorpora al metabolismo de la persona

3º.-Irradiacion: Llega a través del aire y afecta menos al organismo. Los expertos ya han explicado que es prácticamente imposible que la radiación llegue a Europa ya que queda depositada en el mar. En el caso de que llegara algo, la contaminación sería mínima, pues –como se ha explicado- se pierde en el camino

En el fondo los que realmente corren el riesgo de sufrir importantes daños debido a la radiación son los ingenieros y operarios que están combatiendo el incidente en la propia central de Fukushima. No olvidemos que los reactores necesitan refrigerarse ya que alcanza temperaturas que en grados salen de nuestro simple conocimiento. En cualquier caso, las propias instalaciones de la central cuentan con salas preparadas para evitar que entre la radiación y los protocolos de emergencias cuentan con máximas como "la menor radiación posible" y el "menor tiempo de exposición posible". Protocolos que obligan al relevo de operarios expuestos a la radiación cada cierto tiempo.

Otro aspecto importante es que en 20 kilómetros de radio la contaminación es casi segura y tanto la agricultura como las fábricas de alimentos y bebidas deben ser controladas, las ultimas noticias son bastante buenas en el sentido de que parece que ya se pueden refrigerar los reactores y el peligro ha pasado, ahora hay que controlar la posible contaminación

 

Finalmente, con esto queremos decir que esos correos que buscan sembrar el pánico son falsos y su información no es fundada. Nada más absurdo hay que pensar que la lluvia en España traerá trazas radioactivas procedentes del otro lado del planeta.

Entre otras muchas cosas, el Dr. De la Morena es miembro del Comité Científico de la Fundación Ferrer para Investigación y Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios