Menú

Los síntomas del Penfigo Vulgar suelen comenzar a aparecer en la boca. Después en el cuero cabelludo, cara, nariz, tronco y brazos. En las mujeres, también puede afectar a la vagina.

Dr. Enrique de la Morena
0
Recientemente he tenido conocimiento de la fundación en España de una asociación de enfermos de patologías ampollosas. Una de estas enfermedades es conocida como Penfigo. Ya los libros antiguos de medicina recogían esta dolencia y la definían como una enfermedad poco frecuente pero muy grave si el paciente no era atendido a tiempo por un médico.

La ciencia ha avanzado y nos permite decir con toda certeza que se trata de una enfermedad auto inmune, que afecta a personas adultas y que no respeta ninguna raza ni tampoco el género, ya que afecta tanto a hombres como a mujeres. Como característica principal esta dolencia presenta la formación de ampollas tanto en la mucosa como en la piel.

El Penfigo puede presentarse de varias formas. Las principales son las llamadas Penfigo Vulgar y Penfigo Vegetante. Otra forma es el Penfigo Foliaceo, con sus variantes de Penfigo Yatrogénico (producido por medicamentos tales como la penicilamina y el captopril); el Penfigo Neoplásico y el Penfigo Herpético.

Hasta el momento, se ha podido demostrar la presencia de anticuerpos específicos que, unidos a los antígenos, rompen una especie de células que separan entre si las células de la mucosa y de la piel, conocidas como Desmosomas. Entonces, despegan los queratinocitos. Este proceso fisiopatológico lo conocemos como Acantoliisis.

Los síntomas del Penfigo Vulgar suelen comenzar a aparecer en la boca. Después en el cuero cabelludo, cara, nariz, tronco y brazos. En las mujeres, también puede afectar a la vagina. Es distinto del caso del Penfigo Foliaceo que se presenta con otras patologías inmunológicas. También aparecen en el organismo, del mismo modo que sucede con el Penfigo Vulgar.

Una prueba importante es el llamado signo de Nikolsky. Éste consiste en la aparición de ampollas en la piel tras frotar con el dedo durante un rato. En muchos casos, nos encontramos con la rotura de las uñas (Onicolisis ) o infección de las mismas (Paroniquia).

El diagnostico, tanto desde el punto de vista histológico, como del laboratorio, vemos al microscopio queratinocitos sueltos en la preparación de una ampolla intradérmica y anticuerpos circulantes IgG además de depósitos de IgG y de C3.

Es necesario insistir en que se trata de patologías poco frecuentes. Esto no significa que no sea necesario estudiarlas en medio hospitalario, ya que debemos tratar las ampollas para evitar infecciones. Hoy día disponemos de fármacos orales para conseguir la curación de la enfermedad, pero es importante que quien la haya padecido no deje de visitar a su medico. La evolución de la enfermedad es lenta y debe ser siempre aconsejado por su médico.

Esperamos que esta asociación tenga los éxitos que se merece toda aquella que trata de ayudar a los enfermos.

Entre otras muchas cosas, el Dr. De la Morena es miembro del Comité Científico de la Fundación Ferrer para Investigación y Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios