Menú
EDITORIAL

Bergoglio pone a la Iglesia al servicio de la izquierda

El daño que está causando el Papa populista a la Iglesia y a los más desfavorecidos es terrible.

EDITORIAL
0

Las palabras con que, durante el Ángelus del pasado domingo, el papa Francisco retorció el sentido del milagro evangélico de los panes y los peces sólo pueden calificarse, siendo benévolos, de muy desafortunadas. Según el Sumo Pontífice, la multiplicación de los bienes es esencialmente mala por cuanto "produce orgullo y poder", mientras que su distribución es lo único moralmente aceptable porque "aumenta el amor".

Resulta inaudito que el vicario de Cristo se permita corregir públicamente a Jesús dando la vuelta al Evangelio, cuya esencia él es el primer obligado a respetar, como principal custodio de la Tradición. El hecho de que los textos neotestamentarios no utilicen la palabra multiplicar no desvirtúa la esencia verdadera del milagro, como pretende hacer ver Bergoglio, pues las palabras de Jesús que acompañan al texto y la descripción –bien precisa– de los evangelistas son suficientemente claras sobre el hecho milagroso y su sentido espiritual.

Pero las palabras del Papa en relación con este relato evangélico no son una novedad. Forman parte de la exégesis habitual que la facción más ideologizada de la Iglesia utiliza en sus arengas para tratar de convertir a Jesús en un activista de izquierdas y apoyar las tesis socialistas, que tanto daño han hecho allí donde se han aplicado. Bergoglio, de hecho, podría preguntar a este respecto en su propio país, devastado por esas ideas que han hundido a buena parte de los argentinos en la miseria y que él se atreve a difundir manipulando el mensaje de Cristo y utilizando el altavoz de la Santa Sede.

Por desgracia, el papado de Francisco se está caracterizando por la incesante difusión de las ideas promovidas por la izquierda más populista y liberticida, otorgándoles una injustificada y a todas luces inmerecida primacía moral. El daño que está causando a la Iglesia y a los más desfavorecidos es terrible.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia