Menú
EDITORIAL

Clamor ciudadano contra un presidente felón

La muchedumbre presente en la céntrica plaza de la capital mostró su firme rechazo a Pedro Sánchez.

EDITORIAL
0

Si Sánchez creía que su decisión de indultar a los golpistas catalanes iba a ser aceptada por los ciudadanos españoles, aunque fuera a regañadientes, ayer recibió un notorio mensaje de que esa traición a la Nación española que está preparando no va a quedar impune. La España que abarrotó la madrileña plaza de Colón advirtió a Sánchez de que no va a permitir que trocee la soberanía nacional y destruya el orden constitucional, porque eso es precisamente lo que está provocando el líder socialista con sus continuas genuflexiones ante el independentismo.

Sánchez no solo quiere indultar a unos políticos delincuentes condenados con todas las garantías del Estado de Derecho por sedición y malversación, sino que busca garantizarse el apoyo de los enemigos de la democracia española con la aceptación posterior de un referéndum independentista tramposo, camuflado de consulta estatutaria.

El Gobierno socialcomunista no puede indultar a los responsables de un intento de Golpe de Estado que no han mostrado el más mínimo arrepentimiento, sino que, por el contrario, presumen orgullosos de su delito afirmando que lo volverán a hacer. Así lo considera el Tribunal Supremo y la fiscalía, que han emitido sendos dictámenes rechazando cualquier medida de gracia a unos sediciosos que amenazan con reincidir. Por eso, la decisión de Sánchez de cancelar las condenas recaídas en la sentencia del Supremo no es el ejercicio de un acto graciable a criterio del Ejecutivo, sino un fraude de ley para sacar a la calle libres de cargos a unos presos que no lo merecen.

Eso es lo que le dijo a Sánchez ayer la multitud que se dio cita en Madrid, convocada por la plataforma Unidad 78. Sin complejos de ningún tipo, a pesar de la burda campaña izquierdista que trata de convertir en ultraderechista a todo aquél que no se postra ante el Gobierno socialcomunista, la muchedumbre presente en la céntrica plaza de la capital mostró su firme rechazo a esta política de concesiones a los independentistas. Una firmeza compartida con la inmensa mayoría de españoles, que no quiere ver rota la unidad nacional y destruida nuestra democracia, como ocurrirá sin duda alguna si Sánchez consigue sus objetivos.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot