Menú
EDITORIAL

El repulsivo doble rasero de Podemos: nueva condena contra Echenique, que por supuesto no dimite

El código ético de Podemos bien podría llevar como divisa aquello del “Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago”.

EDITORIAL
0

Ocuparía más de un editorial recordar las veces que la extrema izquierda podemarra ha dejado bochornosamente de manifiesto que su exigencia ética de dimisión para los cargos políticos inmersos en procesos judiciales –aun cuando sólo estén siendo investigados– no afecta a los suyos sino únicamente a sus adversarios. Aun así, sirva como insuperable muestra de desfachatez el caso del portavoz de Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, y el número 2 de Pablo Iglesias en la Vicepresidencia Segunda, Juan Manuel del Olmo, condenados por el Juzgado de Primera Instancia nº 8 de Leganés (Madrid) por un delito tan repugnante como difamar a la víctima de un asesinato perpetrado con la complicidad de una correligionaria de ambos.

Ya resultó una vergüenza sin parangón que Podemos presentara en 2019 como candidato a la alcaldía de Ávila a una mujer, Pilar Baeza, condenada como cooperadora necesaria en un asesinato. Con todo, aun fue más repugnante la forma que tuvieron Echenique y Del Olmo de blanquear a su impresentable correligionaria, que no fue otra que la de difamar a su víctima acusándola de haberla violado. Se trata de la misma calumnia que, como línea de defensa, utilizó en su día la propia Baeza, rechazada en su día por el Tribunal Supremo.

Pero Echenique y Del Olmo no tuvieron empacho alguno en reiterar las falsas acusaciones contra el asesinado, perpetrando así ese delito de vulneración del derecho al honor por el que acaban de ser condenados a pagar una multa de 80.000 euros.

Ni que decir tiene que ni Echenique ni Del Olmo han presentado su dimisión. Echenique, por cierto, es reincidente, pues ya fue condenado por pagar en negro a su asistente. Lo dicho: el código ético de Podemos bien podría llevar como divisa aquello del “Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago”.

Y pensar que estos indeseables decían que venían a regenerar la vida pública

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot