Menú
EDITORIAL

Fracasa la maniobra de la izquierda contra Olona: el fiasco previo al batacazo

Pánico de socialistas y comunistas ante el resultado que arrojarán las urnas el 19-J.

El intento de anular la candidatura de Macarena Olona para las elecciones autonómicas andaluzas del próximo 19 de junio es una patética maniobra de la izquierda para ganar en los despachos lo que pierde en las urnas.

La polémica, fabricada por una coalición andalucista y alentada en los medios por comunistas y socialistas, tiene que ver con el empadronamiento de la candidata de Vox en Salobreña, acto administrativo que se llevó a cabo en su momento de forma perfectamente ajustada a la legalidad. Así lo defendió la propia alcaldesa socialista de la localidad cuando se produjo la denuncia ante la Junta Electoral de Granada, aunque más tarde daría marcha atrás, espoleada sin duda por los dirigentes de su partido, que vieron en la expulsión de Olona una oportunidad para evitar su más que probable batacazo electoral.

La utilización espuria de la policía local de Salobreña y la ofensiva mediática desplegada no han podido, afortunadamente, torcer la decisión de la Junta Electoral, que ha desmontado este intento de censurar a un candidato legítimo. La Junta Electoral ha confirmado que la vecindad administrativa de Olona en el municipio granadino cumplió todos los requisitos establecidos y, por tanto, que "concurren las condiciones legales" para que la candidata de Vox pueda presentarse.

Pero ni siquiera el contundente carpetazo de la Junta Electoral ha frenado a la liberticida izquierda andaluza, que todavía este lunes seguía tachando de ilegal el empadronamiento de Olona, a pesar de contar con todos los pronunciamientos favorables.

Este intento contumaz de expulsar de la carrera electoral a la candidata de un partido demuestra el nulo respeto de la izquierda por los procedimientos democráticos y, sobre todo, el pánico de socialistas y comunistas ante el resultado que arrojarán las urnas el 19-J.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios