Menú
EDITORIAL

Justicia para Madrid

Solo la Justicia puede defender ya a los madrileños de la operación orquestada por Sánchez e Iglesias.

EDITORIAL
0

A pesar de la intensidad de los rebrotes del coronavirus experimentados en la Comunidad de Madrid, lo cierto es que la situación va mejorando a un ritmo notable, lo que demuestra el acierto de las medidas adoptadas hasta el momento.

En Libre Mercado hemos realizado un seguimiento de la incidencia de la pandemia en Madrid a lo largo de las últimas semanas y los resultados son elocuentes. El ritmo de contagios sigue descendiendo desde el pasado 21 de septiembre, al igual que los ingresos hospitalarios. Gracias a esta mejora general, el sistema sanitario madrileño dispone de un colchón para repuntes sensibles de la pandemia.

Pero nada de esto fue tenido en cuenta por el Gobierno del comunista Pablo Iglesias y el socialista Pedro Sánchez al imponer el cierre de Madrid, medida abusiva que dañará terriblemente la economía de la región que más aporta al PIB nacional. La ausencia de criterios científicos, denunciada una y otra vez por el consejero madrileño de Sanidad, y el agravio comparativo con regiones como Navarra, en manos del PSOE, que ha superado a Madrid en el ritmo de contagios, dejan bien a las claras que el objetivo del Gobierno social-comunista no es luchar contra el virus sino acabar con el Gobierno madrileño sin pasar por las urnas.

Acierta Vox al plantear ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid la adopción de medidas cautelarísimas que eviten el destrozo del tejido empresarial planeado por la banda de Sánchez. Es fundamental preservar la actividad económica de la locomotora económica de España, sin cuyo impulso la economía de todo el país puede sufrir una debacle.

Sánchez e Iglesias lo saben bien porque ese es su modelo de sociedad: una economía devastada y una población desesperada que necesite el subsidio estatal para sobrevivir. El PP madrileño y Vox han entendido lo que está en juego en esta operación de confinamiento masivo e injustificado y están obrando en consecuencia. De Ciudadanos, lamentablemente, no puede decirse lo mismo, en manos como está de un Ignacio Aguado que parece como empeñado en ganarse la enemiga de la gran mayoría de su propio electorado.

A estas alturas, solo la Justicia puede defender ya a los madrileños de la operación orquestada por Sánchez e Iglesias para acabar con una región que lleva un cuarto de siglo rechazando lo que ambos representan.

En España

    0
    comentarios

    Servicios