Menú
EDITORIAL

La izquierda llora a su tirano

La izquierda piafante es profundamente reaccionaria: como al sátrapa execrable al que anda lamiendo las manos, la Historia no la absolverá.

EDITORIAL
0

El espectáculo que está dando la izquierda a raíz del fallecimiento de su Gran Dictador, Fidel Castro Ruz, es tan vomitivo como terriblemente elocuente: baste decir que la portada que perpetró este domingo el diario de referencia de la organización terrorista ETA, Gara, pareció reflejar no sólo los sentimientos de personajes como el condenado criminal Arnaldo Otegi y sus palmeros Pablo Iglesias y Alberto Garzón, también los del socialista Guillermo Fernández Vara, que aprovechó la ocasión para ensalzar, ya no al tirano que sojuzgó Cuba durante más de medio siglo, sino al ominoso asesino Ernesto Guevara: "Tuve la suerte de conocer a Fidel (sic). Hoy acabó el siglo XX. DEP. El que nunca morirá se llama Ernesto. Le llamaban Che y era médico", evacuó con la mayor desvergüenza el presidente de Extremadura en su cuenta de Twitter.

No se está quedando atrás en vileza la izquierda mediática, cuya cobertura de la muerte de uno de los peores enemigos que haya tenido la Prensa en la edad contemporánea merece ser objeto de estudio tanto en las facultades de Ciencias de la Información como, por insidiosamente obscena, en las zahúrdas de la industria pornográfica. Mención especial merecen en este infame punto los medios de comunicación públicos, con TVE a la cabeza: cuando, como está siendo el caso, se dedican a blanquear a dictadores despiadados y a sus regímenes atroces, su muy onerosa existencia no es que se torne difícil de justificar: es que resulta una afrenta.

En la segunda década del siglo XXI, la izquierda piafante llora desconsolada por la desaparición de un sujeto que durante su por desgracia muy larga vida dio sobradas muestras de ser un redomado machista, racista, homófobo, explotador, imperialista, militarista, nacionalista; un enemigo jurado de la libertad y de la igualdad no miserable, para qué hablar de la fraternidad. La izquierda piafante es, por emplear la descalificación del llorado Horacio Vázquez-Rial, una izquierda profundamente reaccionaria: como al sátrapa execrable al que anda estos días lamiéndole las manos empapadas en sangre, la Historia no la absolverá.

En España

    0
    comentarios

    Servicios