Menú

Las lagunas del pacto

Celebrar el pacto no significa que no sea preciso vigilar su cumplimiento y, naturalmente, que se recuerden sus carencias de origen, que las hay.

0

No podemos sino felicitarnos de que el Partido Socialista y el Popular hayan alcanzado un acuerdo que permita, por primera vez en la historia de la autonomía, arrancar el poder de las manos del PNV, enquistado en Ajuria Enea desde 1979. Era necesario que, al menos en esa región, los dos grandes partidos nacionales unieran sus fuerzas para reencuadrar la política vasca desde un ángulo constitucionalista. Afortunadamente, ambos han estado a la altura de las circunstancias y la próxima legislatura marcará el fin de una hegemonía nacionalista que dura ya treinta años.

Con todo, celebrar el pacto no significa que no sea preciso vigilar su cumplimiento y, naturalmente, que se recuerden sus carencias de origen, que las hay. Sería bueno que el PSOE dejase claro cuál va a ser el cometido de Jesús Eguiguren en el nuevo Gobierno de semicoalición. El parlamentario guipuzcoano ha sido por dos veces el encargado de encabezar las negociaciones entre la ETA y su partido. La primera de ellas en 2002 cuando aún gobernaba Aznar. En aquel entonces Eguiguren inició una serie de contactos con la extinta Batasuna que, por fortuna, no llegaron a cuajar. La segunda fue con motivo de la tregua-trampa de 2006. Eguiguren capitaneó la ronda de conversaciones con la banda terrorista amparado bajo el paraguas de Zapatero, a la sazón metido hasta la cejas en un "diálogo" que terminó abruptamente con el atentado de Barajas. Eguiguren, que ha sido uno de los artífices del acuerdo con el PP, debe comprometerse personalmente a no reincidir en ciertas tentaciones que han marcado su biografía política.

Otra de las lagunas que quedan al margen del acuerdo López-Basagoiti es la reedición efectiva del difunto Pacto Antiterrorista. Si populares y socialistas han declarado su intención de batallar firmemente contra la ETA y todo su entorno sociopolítico, ¿qué impide reactivar esa vieja herramienta que tan buenos resultados dio en el pasado en la lucha contra el terrorismo? Saber si podremos contar en el futuro con un Pacto Antiterrorista puesto al día es una de las prioridades, ya que este tema excede con mucho el ámbito de lo puramente vasco. Evitaría, por ejemplo, nuevos ridículos como el que hizo Zapatero durante su primera legislatura poniendo el Estado de Derecho a la altura del betún mientras los asesinos planificaban un atentado mortal.

Por último, hay un asunto no tratado en el acuerdo que, sin embargo, reviste una importancia capital para la convivencia democrática en el País Vasco: los ayuntamientos gobernados por ANV. ¿Cuál es la postura oficial de los ahora coaligados? ¿Harán cumplir la ley o, por el contrario, harán la vista gorda en estos municipios de la comunidad autónoma que viven desafiando el espíritu y la letra de la Constitución? Urge que Patxi López o Antonio Basagoiti se aclaren al respecto y formulen una línea de actuación clara, contundente y única para acabar con esta anormalidad. La Justicia está de su lado; la razón, también.


 

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios