Menú
EDITORIAL

Más Madrid, más turismofobia

Hay que ser muy miserable para denigrar a un sector que da trabajo a casi 3 millones de personas y cuya excelencia es reconocida internacionalmente.

EDITORIAL
0

Solo los políticos más ignorantes o con más mala fe pueden mostrarse hostiles a la industria turística, sin duda el sector más productivo y potente con que cuenta la economía nacional; pero a eso es a lo que se dedican con fruición partidos de extrema izquierda como Más Madrid.

Mónica García, candidata del partido del chavista Íñigo Errejón a la presidencia de la Comunidad de Madrid, ha hozado en el clasismo propio de los revolucionarios por cuenta ajena al hablar en términos despectivos de una empresa nacional hostelera de gran éxito comercial y popular. La fanática ultraizquierdista ha disparado contra los hosteleros madrileños acusándoles de promover “el turismo de borrachera” y de provocar con su actividad comercial una cuarta oleada de contagios por coronavirus.

Mientras la candidata errejonista exhibía su turismofobia al más puro estilo colauita, sus semejantes de Podemos cargaban goebbelsianamente contra Isabel Díaz Ayuso por, supuestamente, paralizar de forma intencionada las ayudas a la hostelería.

En Libre Mercado hemos demostrado con datos la falsedad de esa acusación. Sea como fuere, en el modelo económico de Díaz Ayuso tiene mucha más importancia permitir la actividad económica que cebar el clientelismo corruptor vía subvenciones, que es lo que pretende la izquierda. Habida cuenta de cómo está el panorama político, no es de extrañar que varios hosteleros madrileños se hayan significado políticamente y expresado su apoyo a la presidenta.

Hay que ser muy miserable para denigrar a un sector que da trabajo a casi 3 millones de personas y cuya excelencia es reconocida internacionalmente, no en vano España es el segundo destino mundial por número de turistas, con 80 millones de visitantes anuales y un volumen de negocio de 160.000 millones de euros, lo que supone el 13% del PIB.

En realidad, esta campaña de los chavistas errejonistas, purgados por el chavista Iglesias, es un gran punto a favor de Ayuso y de su modelo liberal, en los antípodas del de la canalla liberticida de extrema izquierda, que odia con saña lo que hace de Madrid una ciudad y una comunidad autónoma innovadoras, de gran dinamismo, que abominan de políticos sin escrúpulos como la pistolera García o su jefe, el infame Tres Comidas Errejón que ensalza al asesino Nicolás Maduro y a su régimen criminal y criminógeno.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot