Menú
EDITORIAL

¿Podrá el presupuesto de Solbes costear el Gobierno de ZP?

Solbes podrá poner negro sobre blanco lo que quiera, que ya se encargará Zapatero y el resto de su gobierno -de hecho, ya se están encargando- de convertirlo en papel mojado

EDITORIAL
0
Dice el ministro Solbes que con los Presupuestos del 2005, presentados este martes en el Congreso, se inicia la transición hacia “un nuevo modelo de crecimiento económico” basado en el incremento de la productividad, mayor competencia en los mercados, estabilidad presupuestaria y transparencia.
 
Qué bien suena. Pero esperemos que su insistencia en el carácter “novedoso” del modelo de crecimiento, obedezca a un deseo de Solbes por marcar distancias respecto al que imperaba cuando él era ministro del anterior Gobierno socialista... Lo que no parecería sensato es que Solbes se mostrara rupturista con un modelo que, como el desarrollado por el PP en sus ocho años de gobierno, ha permitido a España tener uno de los mayores crecimientos económicos y de empleo más altos de toda su historia.
 
Si el “nuevo modelo” que augura Solbes se basara ciertamente en incrementar la productividad, la competencia, la estabilidad y la transparencia presupuestaria, este estaría mucho más próximo al inaugurado por Rato que aquel con el que tuvieron que lidiar los anteriores ministros socialistas —incluido el propio Solbes—, y que se caracterizó por su baja productividad, su escasa liberalización o su enquistado déficit.
 
Aunque el papel lo aguanta todo, ya hay en los presupuestos presentados por Solbes claros indicios de que la letra no va a concordar con la música. Lo más destacado es el incremento del gasto público, que no es, ni ha sido nunca, una fórmula para erigir esos pilares que deben caracterizar al nuevo modelo económico que se nos ofrece. Poco le va afectar a la productividad de nuestro país la partida de I+D+i que le dedica los presupuestos. Y no lo decimos tanto por su baja cuantía, sino porque la verdadera investigación y desarrollo son fundamentalmente una tarea de las empresas y la sociedad civil que se estimula bajando impuestos y no elevando su cuantía en un libro de contabilidad pública. En cuanto a la Educación, suponemos que hasta el mismísimo Solbes no se creerá en serio que la productividad de nuestra economía vaya a mejorar por elevar las partidas de un modelo educativo fracasado y que ahora hace de la “Educación para la ciudadanía” su nueva bandera.
 
Difícilmente con estas coordenadas se puede aspirar a una estabilidad presupuestaria que prevé para 2005 un superávit del conjunto de las administraciones públicas del 0,1% del PIB y un descenso del nivel de deuda pública que a finales del ejercicio se quiere situar en el 46,7% del PIB. Más aún, cuando se enmarcan en una voluntarista previsión de crecimiento de nuestra economía del 3%.
 
Ciertamente tampoco son muy creíbles las promesas de “transparencia” de Solbes a la vista de cómo se ha dispuesto a manipular las cifras de este año para poder endosar al PP parte de la culpa de su caída en el déficit. Si a eso le unimos que se prevé autorizar a las autonomías a que tengan un déficit conjunto cercano al 1% del PIB, ya nos dirán en qué debemos basarnos para dar credibilidad al equilibrio y traspariencia de estos presupuestos.
 
Con todo, más que los errores propios de estos presupuestos, lo que puede arruinar el modelo económico que dice pretender Solbes, es el propio Zapatero y su incapacidad de decir "no" a sus manirrotos compañeros de partido y socios de Gobierno. No sabemos aún qué va a hacer con los astilleros públicos, pero desde luego lo que ya sabemos es que ha accedido a pretensiones tales como la de restringir la libertad de los horarios comerciales, medida que no se caracteriza, precisamente, por favorecer la competencia. Por lo menos eso decía el actual secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, cuando era presidente del Tribunal de Defensa de la Competencia. Tampoco es elevando el salario de los funcionarios como se eleva la productividad...
 
Solbes podrá poner negro sobre blanco lo que quiera, que ya se encargará Zapatero y el resto de su gobierno de hecho, ya se están encargando de convertirlo en papel mojado. Los presupuestos de Solbes no se pueden permitir un Gobierno tan manirroto como el del ZP. Los presupuestos del resto de los españoles, tampoco.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation