Menú
EDITORIAL

Sin reformas, sin empleo

Con total desfachatez Zapatero nos pide que confiemos en el poder de palanca de unas "reformas" que, en realidad, no ha llevado a cabo, para "culminar" una recuperación del empleo que en España ni siquiera se ha iniciado.

EDITORIAL
0

Con la vacua y engañosa retórica que le caracteriza, Zapatero ha manifestado este miércoles que "hay que aprovechar todas las palancas de reformas para que la recuperación del empleo se pueda culminar cuanto antes". No sabríamos decirles qué nos parece mayor desfachatez por parte del presidente del Gobierno: o que nos hable del poder de palanca de unas "reformas" que, en realidad, no ha llevado a cabo, o que nos hable de "culminar" una recuperación del empleo que en España ni siquiera se ha iniciado.

Y es que, a pesar de la altísima tasa de paro de la que partíamos a inicios de este año, en febrero se ha vuelto a demostrar, por segundo mes consecutivo, que en nuestro país se sigue destruyendo empleo. Con un incremento que el Gobierno, y no pocos medios de comunicación, maquilla en 68.260 parados más, el aumento, en realidad, es de 90.298, hasta un total de 4,78 millones de desempleados.

La cifra, escalofriante ya de por sí, lo es todavía más por cuanto supone que en nuestro país cada trabajador mantiene a más de un funcionario, pensionista o parado. Eso, sin olvidar que en el último año el número de parados sin ningún tipo de prestación se ha incrementado en casi 300.000 personas.

Con todo, no es menor la desfachatez de Zapatero con respecto a lo de las supuestas "reformas" que ha llevado a cabo. Ya dijimos en su día, y con ocasión del simulacro de reforma laboral, que había algo peor que no acometer dicha reforma, y es que el Gobierno convenciera a la opinión pública de que lo había hecho cuando en realidad no ha sido así. A la vista de cómo la oposición ha aparcado la demanda de esa abortada reforma laboral, parecería que al Gobierno y a los sindicatos les ha salido bien la jugada. Sin embargo, la realidad, que es muy tozuda, se ha encargado de dejar en evidencia el nulo poder de "palanca" de ese engañoso simulacro con una incesante destrucción de puestos de trabajo.

Lo cierto es que el Gobierno no ha llevado a cabo una sola de las muchas reformas estructurales que requiere nuestra mortecina economía. Lo más que ha hecho, y por imperativo de nuestros socios europeos, es reducir tarde, muy poco y mal el descontrolado gasto público; el mismo, por cierto, que, planes E mediante, iba a ser la supuesta "palanca" de nuestra recuperación económica. A eso se han sumado unos parches que, como la poco ambiciosa y lenta reforma de nuestro sistema financiero, la de nuestro sistema de pensiones o las delirantes medidas de ahorro en combustible, no tienen por objetivo sino precisamente encubrir la falta de auténticas y profundas reformas en nuestro mercado laboral, en nuestras administraciones públicas, en nuestro mercado energético, en nuestro sistema de pensiones o en nuestro sistema financiero.

Por todo ello no hay que extrañarse de que no toquemos fondo por mucho que nos hundamos.


 

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios