Menú

Todo vale contra España

La declaración del ministro no deja de ser un recordatorio de un hecho tan constatable como el factor islamista en el separatismo catalán.

41

Con ocasión de la operación policial que este miércoles ha acabado con la detención de once yihadistas en Cataluña, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha denunciado que, "a raíz del proceso independentista, en la fundación Nous Catalans [vinculada a Convergencia y financiada por la Generalidad] a mucha de esta gente se le intentaba captar y hacer proselitismo con el hecho de la independencia".

Estas escuetas declaraciones del ministro, que no dejan de ser un recordatorio de un hecho tan constatable como el factor islamista en el separatismo catalán, ha provocado una airada protesta del presidente de la Generalidad, del presidente de la fundación Nous Catalans, Àngel Colom, y de conocidos publicistas del separatismo como Pilar Rahola. Así, Artur Mas ha recordado que han sido mossos d'esquadra quienes han detenido a los yihadistas, mientras Colom, tras calificar de frívolas las declaraciones del ministro, ha asegurado que su fundación "trabaja por la integración de los musulmanes desde posiciones democráticas" y ha negado que su entidad haya integrado a inmigrantes extremistas. Pilar Rahola, por su parte, ha calificado de "enfermo" a Fernández Díaz.

Naturalmente que ha sido la policía autonómica catalana, en colaboración con el Ministerio del Interior, la que ha llevado a cabo las detenciones; naturalmente que también hay células yihadistas en otras partes de España y de Europa que no padecen proceso secesionista alguno. Sin embargo, que el nacionalismo catalán, a fin de impulsar el suyo, no ha hecho ascos al islamismo más radical no es una opinión del ministro, sino una tan lamentable como constatable realidad. Buen ejemplo de ello es el caso citado por el ministro de Noureddine Ziani: el que fuera responsable del Área Marroquí de Nous Catalans y presidente de la Unión de Centros Islámicos de Cataluña fue expulsado de España hace dos años a instancias del Centro Nacional de Inteligencia tras ser considerado "un peligro para la seguridad de España".

En Libertad Digital también hemos informado del caso del paquistaní Jalid Shabaz, alias Chuan, un islamista que fue detenido en 2011 por la Policía y que formó parte de la lista encabezada por Artur Mas en las autonómicas de noviembre de 2012. También es relevante el caso de Shabaz Ajatar, militante de Convergencia Democrática de Cataluña y miembro de la agrupación del partido en Hospitalet. Desde la plataforma Nou Catalans, Ajatar participó en innumerables actos de CiU en compañía de Artur Mas y del expresidente Jordi Pujol, en los que vendía a sus compatriotas "los beneficios que tendría para su colectivo una Cataluña independiente". Otro buen ejemplo de lo que el ministro del Interior ha venido tan sucintamente a recordar es el caso de otro miembro de Nous Catalans, el también paquistaní Rajda Shaoib Sati, detenido en enero de 2013 en el marco de la mayor operación desarrollada contra el tráfico de heroína y que llegó a aparecer en un cartel electoral acompañado de Artur Mas pidiendo el voto para CiU.

Cabe recordar, por otra parte, que un informe de la embajada de EEUU señaló a Cataluña como el punto más caliente del islamismo radical en España, así como el hecho, no lo suficientemente denunciado, de la preferencia de las autoridades nacionalistas por la inmigración musulmana sobre la de origen hispano. Es evidente que si lo que se trata es de "integrar" a los inmigrantes, tal y como beatíficamente alega Colom, son mucho más asimilables los inmigrantes hispanos, por lo mucho que comparten con los catalanes y el resto de españoles. Sin embargo, para los nacionalistas el objetivo no es integrar a los inmigrantes en la realidad de la sociedad civil catalana, sino materializar un delirante molde identitario que trata de erradicar de Cataluña todo lo que comparte con el resto de España. Por cierto, ¿cuántas iniciativas ha llevado a cabo Nous Catalans para que los inmigrantes aprendan la historia y la lengua que los catalanes comparten con los demás españoles?

Ciertamente, para una persona muy crítica con el islamismo como Pilar Rahola debe ser muy doloroso constatar las amistades peligrosas que se ha buscado el nacionalismo catalán con tal de impulsar la secesión de Cataluña. Pero lo que es de "enfermos" no es denunciarlo, sino ocultarlo o considerar que en el proceso de construcción nacional de Cataluña todo vale y tota pedra fa paret.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios