Menú
Eduardo Goligorsky

¡Felicitaciones, señora ministra!

La de poner en marcha un 'Erasmus español' es una magnífica idea.

Eduardo Goligorsky
0
La de poner en marcha un 'Erasmus español' es una magnífica idea.
Dolors Montserrat | PPC

La ministra de Sanidad y Servicios Sociales, Dolors Montserrat, anunció la creación de una beca para estudiantes de entre 14 y 18 años que les permitirá realizar un curso académico (desde 3º de la ESO hasta 2º de Bachillerato) dentro del territorio español, en una autonomía que no sea la de su residencia habitual, alojándose en casas de familia. La noticia aparece encabezada, en una de estas autonomías, la catalana, por un titular beligerante: "Un Erasmus entre autonomías dirigido a adolescentes crispa al Govern" (LV, 21/12). Informa este diario:

El nuevo programa de becas, que se llamará Cervantes, se justifica, según Montserrat, en la voluntad de favorecer la movilidad dentro del territorio español, para que los adolescentes conozcan las diferentes culturas, lenguas y costumbres de España e impulsar, mediante la experiencia, la independencia de los menores. (…) Montserrat explicó que se quiere favorecer que los menores "vivan nuevas experiencias y conozcan culturas" de otras regiones, lo que ocurriría en un intercambio entre un niño de Burgo de Osma (Soria) con otro de la comarca del Penedés. "Fomentamos la cohesión social y territorial" y se favorece que los estudiantes conozcan España, "un país que merece la pena conocer", indicó la ministra, que reveló que la idea del programa partió de ver la experiencia enriquecedora de los Erasmus internacionales para los estudiantes universitarios. "¿Por qué no la movilidad interior?", se preguntó.

Evidentemente, ¿por qué no la movilidad interior para fomentar la cohesión social y territorial? ¡Felicitaciones, señora ministra!

Reacción fulminante

La reacción de los maniqueos secesionistas fue fulminante contra la amenaza de intercambios cohesivos. Como la de los talibanes islámicos y la de los comunistas recalcitrantes cuando ordenan a los Guardianes de la Moral o de la Revolución que controlen las indumentarias, los espectáculos o la orientación de las antenas parabólicas para evitar contaminaciones heréticas o foráneas. O como la de los energúmenos del régimen inquisitorial polaco (LV, 27/10):

Polonia crea una fuerza paramilitar para defender su identidad nacional – La nueva unidad estará formada por jóvenes voluntarios ultranacionalistas – El cuerpo actuará contra las amenazas "no militares" a "la herencia cultural de la nación polaca".

A los chicos y chicas de la CUP les encantaría contar con una milicia como esta para imponer su identidad nacional en los Països Catalans. Por ahora, la están entrenando para tareas de intimidación en los recintos universitarios y espacios públicos. Y la tuvieron en 1934, cuando el fascista Josep Dencàs puso sus escamots (pelotones), uniformados y armados, al servicio del sublevado Lluís Companys. Mientras tanto…

Mientras tanto, el secretario de Políticas Educativas de la Generalitat, Antoni Llobet, denunció que la iniciativa responde a la "voluntad de homogeneización casi obsesiva" y "españolización" del Gobierno del PP. A su juicio, el chaval de Burgo de Osma llegaría al Penedés cargando ejemplares del ABC para catequizar a sus anfitriones, y el noi del Penedés volvería de Burgo de Osma recitando a Espronceda en perfecto castellano para mayor escándalo de sus vecinos.

En verdad, la voluntad de homogeneización obsesiva, sin el casi, se observa en la política educativa de la Generalitat, que ha abjurado de sus deberes para con los ciudadanos de Cataluña y está exclusivamente al servicio de la hoja de ruta del secesionismo sectario. El rechazo al intercambio de estudiantes no es más que otro síntoma, y no el más grave, de la tentativa de desconexión que cierra las aulas al castellano y a la historia y geografía de España y las abre a los mensajes de odio contra los compatriotas españoles.

Viven en Babia

Por supuesto, hoy, en tiempos de globalización cibernética, la homogeneización obsesiva es impracticable fuera de los regímenes totalitarios más bunkerizados, como el norcoreano. Ni siquiera el chino y el cubano son herméticos, y quienes, incluso desde la quimérica tercera vía, proponen que la también quimérica reforma de la Constitución "blinde" la cultura y la lengua catalanas viven en Babia.

Ya no hay culturas ni lenguas blindadas. A los fundamentalistas catalanes les espanta la cantidad de castellanismos que invaden su lengua, pero los castellanoparlantes cultos conviven sin chistar con catalanismos (desde capicúa hasta peseta y payés, y suman 4.000), galicismos, anglicismos y desprendimientos de todas las lenguas y argots del mundo, porque saben que fecundan su idioma. También lo saben los angloparlantes que asimilan vocablos libremente porque no los constriñe una Academia de la Lengua.

¿No quieres intercambiar cultura con adolescentes sorianos, manchegos, vascos, gallegos o madrileños porque crees que corrompen la tuya? Pues toma Black Fridays, Halloweens, Santa Claus, escraches, paparazzi y modas y melodías y cantantes cosmopolitas que no puedo nombrar porque en razón de mi vejez los desconozco, pero que atraen multitudes de jóvenes y llenan los estadios.

Rabo y cuernos

La ministra Dolors Montserrat, catalana, lo tiene claro, y por eso merece la gratitud y las felicitaciones de sus paisanos: es enriquecedor que sus hijos conozcan a sus compatriotas y que estos los conozcan a ellos. Verán, los unos y los otros, que en el terruño vecino nadie tiene rabo y cuernos, y que a los únicos a los que es justo achacarles burradas es a los demagogos que especulan con los enfrentamientos cainitas. Nos lo confirma Jordi Amat al reproducir algunas frases sabias que Josep Pla escribió hace más de 90 años ("Pla para Reyes", LV, 10/1):

Siempre ha habido un interés diríamos lateral, muy activo, para provocar la desunión de la gente de este país. Lo han conseguido y la ciudadanía ha caído en este insondable y confuso abismo, como moscas en la miel. (…) Se ha pretendido demostrar, consciente o inconscientemente, que este era un país de dementes. El hecho se ha demostrado porque ha puesto de manifiesto la ignorancia existente en muchísima gente de este país sobre lo que es la política en el Occidente europeo. La política es negociación, diálogo, tenacidad y una dedicación total. Muchos políticos que la gente pensaba que lo eran, resultaron de un vacío tumbal.

¡Escrito hace más de 90 años! Si el noi del Penedés es un estudiante espabilado, tal vez haya leído algunos textos de Pla antes de viajar a Burgo de Osma y hará un buen papel. Seguramente Dolors Montserrat los leyó, como lo demuestra su voluntad de aplicar la política racional del Occidente europeo. ¡Felicitaciones, señora ministra!

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD