Menú

2005, euforia y prudencia

Seguimos siendo un país de cola en la sociedad de la información, a pesar de que el número de usuarios crece, las ofertas de conexión se multiplican y las tiendas online aumentan en número.

0

El año pasado, haciendo repaso del 2004 lo califiqué como el año de la esperanza. El año que acaba ha probado que la esperanza era fundada y que, tras la crisis de la Internet comercial, habíamos asistido a la tan esperada recuperación. Tan esperada que ha dado lugar a un cierto clima de euforia, no comparable al de 1999 y 2000, pero que en cualquier caso propicia excesos. Aunque el clima tampoco ha estado exento de prudencia, y sólo por eso ya hemos salido ganando respecto a entonces.

Resumir el año es complicado, así que voy a evitar documentarme y únicamente voy a intentar resumir de memoria mis impresiones. En primer lugar, de cara a 2006 quedan 5 gigantes en Internet: Google, Yahoo, Microsoft, Amazon y Ebay. Todos son competidores entre sí pero hasta hace poco ninguno era competidor directo de otro, pese a que había puntos de fricción. Amazon es el estandarte del comercio electrónico tradicional, que ha florecido y crecido de forma imparable en los últimos años. Ebay ha creado un nuevo canal de ventas para minoristas y consumidores de productos nuevos o usados. Microsoft monopoliza de facto el navegador de Internet mientras intenta ser referente en la Red con escaso éxito compitiendo con Yahoo o Google. Yahoo es a día de hoy la mayor empresa de Internet, y la única que debe realmente preocupar en Googleplex. Y Google es la estrella de la fiesta, con una capitalización bursátil estratosférica y un potencial de negocio del cual tal vez ni siquiera seamos conscientes a día de hoy. Donde realmente están puestos nuestros ojos es en el duelo Google-Yahoo, que es el que determinará en buena parte el futuro de la Red.

En ese sentido, 2005 ha sido el campo de batalla de una de las peleas más apasionantes entre gigantes, de la cual hemos sido los grandes beneficiados. Yahoo y Google se han lanzado en una espiral de lanzamientos y adquisiciones, que han resultado en ofertas de productos gratuitos para los usuarios. Google Earth es una de las estrellas del año, pero se cuentan por decenas los servicios lanzados, muchos de ellos de una utilidad ilimitada.

Por detrás de las batallas de gigantes está el día a día de miles de pequeños negocios que han encontrado en la Red, o un nuevo canal para sus productos, o un jugoso mercado que funciona cada vez mejor y crece a pasos agigantados.

Más allá de comercio electrónico, la Red en 2005 ha dado muchísimo de sí. Se han lanzado decenas de iniciativas de lo que se ha dado en llamar Web 2.0 (la sola definición del término da para un artículo, así que me la reservo para otro día), una nueva generación de herramientas que empieza a trasladar nuestro trabajo a la web. Las startups han vuelto al panorama y se duda tanto ahora de su potencial como hace unos años. Muchas no sobrevivirán, obviamente. Otras sólo esperan a ser compradas por un grande. Y una minoría sobrevivirán y crearán, tal vez, nuevos mercados.

2005 ha sido el año de las adquisiciones. Oracle compra Siebel, Ebay compra Skype y, así, otras decenas de grandes adquisiciones. La Voz IP ha explotado definitivamente y las telecos se apresuran, tras años ignorando el fenómeno, a lanzar sus servicios de telefonía IP, por detrás de Skype o Yahoo (que acaba de incorporar las llamadas a su Messenger).

En el plano cibersocial, 2005 ha sido el año de del.icio.us o Digg, servicios colaborativos de selección de información que han dado una nueva vuelta de tuerca al fenómeno colaborativo. Digg se ha convertido en pocos meses en una referencia informativa a la altura de Slashdot y comienzan a surgir réplicas en castellano de las que otro día hablaremos. Este año ha sido el quinto año del weblog, y subiendo. Sospecho que 2006 también será el año del weblog. Y 2007. Y así.

Podría decir que ha sido el año de Firefox, pero me quedaría corto. Que un proyecto de software libre le haya quitado en año y medio un 10% de cuota de mercado al todopoderoso Explorer sólo es una muestra del poder de la Red frente a quienes intentan monopolizarla. Ojalá sea el primero de muchos proyectos que superan tecnológicamente a los viejos monopolios del software.

En España la situación no ha mejorado sustancialmente. Seguimos siendo un país de cola en la sociedad de la información, a pesar de que el número de usuarios crece, las ofertas de conexión se multiplican y las tiendas online aumentan en número. La liberalización telefónica sigue siendo una quimera, aunque cada vez vemos más señales positivas en este campo. El Gobierno, más allá de ciertas medidas liberalizadoras, ha seguido con la tónica de anteriores gobiernos (intervencionismo e ignorancia), ha secundado la directiva de protección de datos, se apresta a aprobar leyes restrictivas en materia de propiedad intelectual (a dictado de sus amigos de la SGAE), no ha derogado la LSSI y no debería extrañarnos que en los próximos meses le peguen alguna patada más a la Red. Por qué los movimientos internautas no están en pie de guerra contra el actual gobierno es un fenómeno incomprensible (más allá de las motivaciones estrictamente políticas), máxime tras ver el afán de controlar la información que están demostrando sus responsables.

Finalmente, la mejor noticia del año probablemente sea la que acabamos de conocer. La Red ya cuenta con 1.000 millones de usuarios, 240 de ellos en Europa. A ver quién se atreve ahora a decir que esto es un "bluf".

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios