Menú

El nuevo kiosco

Internet o lo digital empezarán a robar lectores de papel a manos llenas cuando el lector pueda leer el periódico o revista digital en el tren, el avión, el sofá o la cafetería

0
Bill Gates acaba de afirmar que el 50 por ciento de la prensa se leerá en Internet en 5 años. Gates no es santo de mi devoción, y normalmente cuando dice algo de este tipo es que algo quiere vendernos a continuación. Pero su diagnóstico, aunque con tintes proféticos, pone el dedo en la llaga de una realidad que va a cambiar nuestra forma de consumir información de aquí a unos diez años.
 
Llevamos ya unos diez años de ediciones digitales de periódicos, y en este tiempo muchos medios impresos no han sido capaces de reaccionar a la realidad que representa la web ni afrontar los retos que plantean el consumo digital de información, los gratuitos o la redefinición de la publicidad. Se han hecho muchos experimentos pero pocos parecen haber fructificado, y la industria editorial debate ahora nuevas formas de enfocar una crisis que, tarde o temprano, se cobrará un buen bocado del mercado actual del sector.
 
En ese contexto, se están llevando a cabo ciertos experimentos que permitirán extender el negocio editorial de periódicos o revistas a soportes de nueva generación que aún no son más que ciencia ficción. Los ejemplos son muy variados aunque probablemente el que mejor conozco es Zinio (aquí un buen análisis), una suerte de kiosco online con centenares de revistas (algunas españolas) que cuenta con un cliente lector que instalamos en nuestro ordenador y nos permite suscripción a revistas, y su cómoda lectura en la pantalla de nuestro ordenador. Llevo un año y medio utilizándolo y las ventajas me parecen notables frente al papel. Pero este modelo, válido para hoy, no es más que la transición a algo muchísimo más ambicioso.
 
Ya hemos comentado alguna vez que en unos años la Red será casi omnipresente en nuestras vidas y la encontraremos allá donde vayamos en todo tipo de dispositivos. Así que en el futuro no es descartable que nuestra suscripción a publicaciones o nuestro acceso al nuevo kiosco online sea desde cualquier parte. Los dispositivos de lectura ya están evolucionado, de la pantalla TFT, que tarde o temprano cansa la vista, a nuevos formatos como la tinta electrónica (con alta resolución pero escasa iluminación), que en pantallas grandes pero completamente flexibles nos permitirán replicar la experiencia de lectura del periódico en papel en un soporte digital pero asequible y de cómoda lectura. Y sí, claro que la web empieza a llevarse lectores del papel, pero es incapaz de replicar la misma experiencia de lectura. Internet o lo digital empezarán a robar lectores de papel a manos llenas cuando el lector pueda leer el periódico o revista digital en el tren, el avión, el sofá o la cafetería, sin cansar la vista y con la misma comodidad que hoy lee el papel. El día que eso llegue el papel seguirá existiendo pero ya no habrá excusa para saltar a lo digital. Las ventajas serán muy superiores. Y gastaremos menos papel.
 
Y no, no es ciencia ficción, por más que en Minority Report apareciera un cacharro que se parecía sospechosamente a lo que acabo de descubrir. Multitud de fabricantes están trabajando ya sobre este concepto, la industria editorial ya lo discute y todos son conscientes de que si esta industria tiene salvación, esa es la vía. Ese es el nuevo kiosco. Ensayemos con los Zinios de hoy porque mañana serán legión.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios