Menú

McCain y el dogma del apoyo norteamericano a Israel

¿La muerte del célebre senador supondrá también el fin de uno de los pocos elementos de consenso que quedan en la política estadounidense?

0
EFE

A pesar de su áspero enfrentamiento con Donald Trump, John McCain ha sido despedido con los más altos honores en EEUU. Figuras políticas y expresidentes de ambos lados del arco ideológico han alabado la trayectoria del histórico senador de Arizona, y en su último adiós ha sido reconocido como un héroe.

Exprisionero de guerra en Vietnam, John McCain fue una pieza singular y excelsa en el engranaje político norteamericano. Neocon en política exterior –apoyaba las intervenciones militares para derrocar dictaduras y extender la democracia–, se ha destacado su gran capacidad para alcanzar acuerdos con sus adversarios demócratas, así como que fuera un verso suelto para su partido en asuntos como el cambio climático o los derechos LGTB.

En lo referente a Israel, en cambio, no se salió del guión: demostró durante toda su vida un compromiso inquebrantable con el Estado judío.

Netanyahu dijo de él que fue un "gran amigo de Israel". El ex primer ministro Ehud Barak se pronunció en los mismos términos: "Un gran amigo de Israel, especialmente con respecto a su seguridad". En la declaración oficial de Aipac –el más poderoso lobby proisraelí en Washington– con motivo del fallecimiento del senador puede leerse: "A lo largo de su carrera en el Congreso, el senador McCain estuvo de parte de Israel porque durante su vida defendió a los aliados de Estados Unidos y nuestros valores democráticos compartidos". Su amigo y durante tanto tiempo prominente demócrata Joe Lieberman ha recordado el respeto de McCain por el judaísmo y su amor por Jerusalén.

La simpatía de McCain por Israel venía de largo. En la campaña de las presidenciales de 2008, en las que se enfrentó a Barack Obama, recordó su primera visita a Israel, allá por los años 70:

Nunca olvidaré que en el aeropuerto había una multitud que estaban ahí para mostrar su aprecio por Scoop [el senador Henry ‘Scoop’ Jackson, a quien McCain acompañaba en ese viaje oficial]. [Scoop] se detuvo para poder saludar a la esposa de Nathan Sharansky. Nunca lo olvidaré mientras viva.

McCain fue un ferviente defensor de Israel y del sueño sionista. Preguntado sobre ello, contestó:

Soy aficionado a la Historia, y cualquiera que esté familiarizado con la historia del pueblo judío y con la idea sionista no puede dejar de admirar a aquellos que establecieron la patria judía. Creo que es notable que el sionismo se haya visto envuelto en guerras, y sometido a grandes pruebas, y se haya mantenido fiel a los ideales de democracia, justicia social y derechos humanos.

Incluso llegó más lejos que otros grandes amigos de Israel en el Capitolio: pidió la liberación de Jonathan Pollard, el judío americano que robó para Israel secretos militares de los USA.

***

El apoyo a Israel es uno de los pocos asuntos que siguen suscitando un amplio acuerdo entre los políticos de EEUU. Varias ideas muy poderosas hacen que el apoyo de EEUU a Israel esté "por encima de la política" y sea "inquebrantable", según dijo Obama en uno de los momentos más bajos de la relación bilateral de los últimos años.

Los valores compartidos (democracia, imperio de la ley, cultura judeo-cristiana), el refugio ante persecuciones religiosas como hecho fundacional o el sentimiento de excepcionalidad son nexos muy poderosos, y McCain fue un fiel creyente en todos ellos.

La influencia de donantes judíos que buscan apoyo a Israel en las campañas existe y es muy grande. Sin embargo, más allá de los intereses, en la clase política de EEUU ha calado la creencia de que ambas naciones tienen un mismo destino.

El pasado mes de enero, el Pew Research Center revelaba que entre los votantes no ocurre igual. Los votantes republicanos que simpatizaban con Israel eran el 79%, mientras que los demócratas no alcanzaban el 30%. Los tiempos parecen estar cambiando y, dada la postura adoptada por la Administración Trump, la más favorable a Israel que se recuerda, este dogma podría estar llegando a su fin.

McCain defendía a Israel porque, para él, suponía defender también a EEUU. Así lo sienten la mayoría de los republicanos y hasta hace no mucho la mayoría de los demócratas. Quizá con McCain también se entierre este crucial consenso entre políticos y gobernantes norteamericanos. Habrá que estar pendientes.

© Revista El Medio

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios