Menú
Emilio Campmany

Con estos bueyes hay que arar

En 2012 Rajoy volverá a perder. Cuando eso ocurra, los que hoy le han sacado las castañas del fuego al gallego y han decidido que con estos bueyes hay que arar, quizá se arrepientan de lo que han hecho.

Emilio Campmany
0

El Partido Popular ha ganado las elecciones europeas con el suficiente margen como para que Rajoy consolide su liderazgo hasta las próximas elecciones generales. Estas europeas eran la última oportunidad que tenían los electores de la derecha española para cambiar al cabeza de lista en 2012. Han preferido malo conocido que bueno por conocer.

Pase lo que pase en las elecciones catalanas y en las municipales y autonómicas de 2011, Rajoy será el candidato del Partido Popular en 2012. Aunque las perdiera, ese año parece una fecha demasiado tardía para que pueda plantearse con seriedad una sucesión encabezada por alguien de la vieja guardia, sea Aznar, Aguirre o Rato. Gallardón, al ser más joven, podría aspirar a algo, pero tiene a todo el partido en contra y será difícil que pueda desprenderse del rancio aroma que empieza a despedir toda la generación de Aznar, aunque él sea su representante más joven.

Quiere esto decir que lo que ocurra en 2012 señalará quiénes dirigirán el PP durante los quince o veinte años siguientes. Si Rajoy vence entonces, lo harán la docena y media de jóvenes que hoy le rodean como pretorianos, ya duchos en hablar y no decir nada, expertos en eludir cualquier compromiso ideológico. Si, por el contrario, Rajoy pierde por tercera vez, el relevo tendrán que protagonizarlo los hombres y mujeres de esa misma generación, pero serán los que hoy, por tener ideas firmes y gustarles las palabras claras, viven apartados de las moquetas.

Hoy, al elector del PP hay que leerle el refranero y decirle que a lo hecho, pecho. Tendrá que apoyar a Rajoy y su nada ilusionante proyecto de tufo arriolesco consistente en no asomar demasiado la cabeza, no concretar ninguna propuesta en casi nada y sentarse a al puerta de Génova, 13 a esperar a ver pasar el cadáver político de Zapatero. Mucho tendrán que rezar para que, con esta débil estrategia, el equipo del PP que hoy ha visto consolidado su control del partido, sea capaz de ganar en 2012. Y conseguido esto, con más devoción tendrán que hacerlo para conseguir que se atrevan a enfrentar la crisis nacional con sus ideas y no con las de los otros.

No obstante, me temo que, cuando llegue 2012, si el PP sigue apostando por la estrategia de perfil bajo deslumbrados por el espejismo que ha significado el éxito obtenido en estas europeas, Rajoy perderá por tercera vez. Esta estrategia se ha demostrado eficaz cuando Zapatero no logra, porque no ha querido o porque no ha podido, que es lo de menos, movilizar a su favor a los que hoy han votado a IU o a los que han optado por una de las muchas opciones nacionalistas radicales que se han presentado a las elecciones. Pero, será letal cuando, en unas generales, la panzerdivisionen mediática del PSOE se ponga en marcha con el objeto de movilizar a esos electores. Entonces, esta estrategia de no hablar de esto, no opinar de aquello y no comprometerse a nada no servirá y Rajoy volverá a perder. Cuando eso ocurra, los que hoy le han sacado las castañas del fuego al gallego y han decidido que con estos bueyes hay que arar, quizá se arrepientan de lo que han hecho. Pero entonces, será demasiado tarde.

Emilio Campmany, jurista y analista político. Autor de Operación Chaplin (Algaida), Quién mató a Efialtes (Ciudadela) y Verano del 14 (Esteságoras).

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 21 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco