Menú
Emilio Campmany

Tezanos no sabe hacer de Tezanos

Los encuestadores no tienen ni idea de lo que va a ocurrir el 28-A. Si alguno acierta, será por casualidad. El que fallará con seguridad es Tezanos; pero no por malo, sino por tonto.

Emilio Campmany
0
El sociólogo socialista José F. Tezanos | PSOE

A Tezanos lo puso Sánchez en el CIS para que sus encuestas favorecieran al PSOE. Eso lo saben hasta las madres. Tezanos entendió que favorecer al PSOE consiste en sacarle todo lo favorecido que se pueda en las encuestas. La escasez de inteligencia que padece Tezanos le ha impedido entender que favorecer al PSOE no siempre consiste en decir que va a ganar de calle, sino que, según las circunstancias, puede ser conveniente otra clase de mensaje.

Para ser justos con Tezanos, habrá que decir que el propio Sánchez, que fue quien le nombró, creía también que favorecer al PSOE con las encuestas consistía tan sólo en predecir su éxito. Fueron las elecciones andaluzas las que le enseñaron que augurar una cómoda victoria puede ser contraproducente si sirve para desmovilizar a su electorado y espolear al del enemigo. El resultado es conocido: gracias entre otras cosas a Tezanos, el PSOE perdió el único feudo que quedaba en manos del mismo partido desde que se inició la Transición.

Sánchez, a pesar de su cortedad, aprendió la lección y se dio cuenta de que no era interesante que las encuestas fueran tan optimistas. Al contrario, había que sacar a relucir el espantajo de Vox para que el rojerío se asustara y acudiera en masa a votar al PSOE en vez de irse a la playa o votar a los comunistas. Tezanos, más torpe que Sánchez, no extrajo de aquel fracaso ninguna enseñanza. Y, ahora que vienen las generales, insiste en la fórmula de pronosticar que el PSOE se dará un paseo el 28 de abril. El anuncio podría ser contraproducente si adormece al electorado de izquierdas y espabila al de derechas. Sánchez lo sabe y ha obligado a Tezanos, su fiel arúspice, a corregir el augurio con la advertencia de que hay mucho voto oculto de Vox y de que los carísimos cálculos del CIS podrían estar equivocados. ¿Dónde se ha visto un demóscopo que, antes de haber pasado 24 horas de la publicación de una encuesta, la corrige en base a consideraciones acientíficas?

Iván Redondo debe de estar a punto de ahorcarse de una encina de la Moncloa, rodeado como está de incompetentes estultos. Sólo de pensar tener que ganar unas elecciones con la materia gris que pueda encontrar en las cabezas de Sánchez, Tezanos y, pongamos, para satisfacer la cuota femenina, Carmen Calvo, le deben de entrar ganas de abrirse las venas, beber la cicuta o someterse a dos horas de escucha de entrevistas a Pablo Iglesias.

Lo que no dice nadie es que la mayor parte del cuarenta por ciento de indecisos que quedan pertenecen a la derecha y que su indecisión no incluye la posibilidad de votar al PSOE, que es algo que mayoritariamente tienen francamente descartado. Son gente que duda entre PP, Ciudadanos y Vox o entre dos de ellos. Así que la única realidad es que los encuestadores, incluido por supuesto Tezanos, no tienen ni idea de lo que va a ocurrir el 28 de abril. Si alguno acierta, será por casualidad. El que fallará con seguridad es Tezanos, pero no por malo, sino por tonto.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco