Menú
Emilio J. González

Beneficios, la mejor defensa

su cotización seguirá subiendo y encareciendo todavía más la OPA, obligando a Gas Natural a ofrecer un precio de no menos de 25 euros por acción y, probablemente, con un porcentaje mayor del mismo en metálico y menor en títulos.

Emilio J. González
0

Los excelentes resultados correspondientes al ejercicio 2005 que acaba de presentar Endesa constituyen la mejor prueba del poco sentido que tiene, para los accionistas de la eléctrica, la OPA que ha presentado Gas Natural sobre la misma.

El primer argumento ofrecido por Gas Natural para justificar la OPA es que los gestores de la gasista pueden hacerlo mejor que la actual dirección de Endesa. Sin embargo, a la luz de los resultados, la perspectiva de futuro de la compañía y el pasado de la misma parece bastante difícil que nadie pueda hacerlo mejor de lo que lo vienen haciendo Manuel Pizarro y su equipo. Pizarro llegó a la presidencia de Endesa en unos momentos particularmente difíciles para ella, cargada como estaba de deudas a consecuencia de las inversiones alocadas que había llevado a cabo a finales de la década de los noventa en el sector de las telecomunicaciones. Además, y por si no bastara por ello, a principios de esta década, Endesa tuvo que sufrir las consecuencias de la crisis del peso argentino. En esas circunstancias, sus resultados se vinieron abajo, nadie daba un euro por ella y su cotización se hundió hasta situarse por debajo de los nueve euros en septiembre de 2002. La entrada de Pizarro en abril de 2002, sin embargo, supuso un cambio radical. Desde el primer momento aplicó un plan de saneamiento y reducción de deuda, así como de mejora en la eficiencia del negocio eléctrico que, casi cuatro años después, se ha traducido en los mejores resultados en toda la historia de la compañía y en una cotización por encima de los 22 euros, además de ser en los últimos años una de las empresas del Ibex 35 que mejores dividendos paga.

En este sentido, el consejero delegado de la compañía, Rafael Miranda, aseguró en la presentación de resultados que el valor de Endesa es “muy superior” a su cotización actual, y el mercado parece haberle dado la razón. El miércoles, día de la presentación, y con un Ibex 35 que perdió el 0,91%, Endesa subió el 0,66%. Previamente, la compañía venía recibiendo una serie de mejora de recomendaciones de los analistas que habían impulsado su cotización al alza, y esa tendencia es posible que vaya a más ahora que se conocen las cuentas de 2005 y que las perspectivas para los próximos ejercicios son mejores de lo estimado inicialmente por la compañía. En consecuencia, el argumento de que Gas Natural puede gestionar mejor Endesa de lo que lo ha hecho Pizarro no se sostiene.

El segundo argumento de la gasista propiedad de La Caixa es que la integración de Endesa y Gas Natural generaría unas sinergias y unos ahorros que aumentaría la rentabilidad de ambas. A largo plazo, puede que esto sea efectivamente así, pero a corto y medio plazo, desde luego, no parece una buena opción para los accionistas de Endesa. Para que Gas Natural triunfe en la OPA tendrá que subir considerablemente el precio de 21,4 euros por acción de Endesa ofrecidos inicialmente, lo que supone un coste elevado y un aumento del endeudamiento, además de una reducción sensible del dividendo que vienen percibiendo los accionistas de la eléctrica todos los años. Y todo ello contando con que pueda mantener el discutible acuerdo firmado con Iberdrola para venderle parte de los activos de Endesa, un acuerdo que no gusta nada en el Ministerio de Economía, que quiere acabar con él, ni al Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Gas Natural tenía previsto destinar los ingresos procedentes de ese acuerdo al pago del 35% en metálico ofrecido en la OPA –el resto del precio sería en acciones–. Pero sin el acuerdo hay que buscar más dinero, lo que supone todavía más deuda y menos dividendos. Y un factor más: si al mercado le gustan, como parece, los resultados de Endesa, su cotización seguirá subiendo y encareciendo todavía más la OPA, obligando a Gas Natural a ofrecer un precio de no menos de 25 euros por acción y, probablemente, con un porcentaje mayor del mismo en metálico y menor en títulos. ¿Puede Gas Natural con ello? ¿Sería una operación interesante para los accionistas de Endesa? Parece que la respuesta a ambas preguntas es negativa. Lo que cambian las cosas con los resultados empresariales en la mano, diga lo que diga el Gobierno al respecto.

El Sr. González es profesor de Economía de la Universidad Autónoma de Madrid. Comentarista político en el programa Es la Mañana de Federico, de esRadio. Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco