Menú

El triunfo de los principios

Esperanza Aguirre ha sido coherente con sus principios liberales, defendiéndolos a capa y espada, contra viento y marea.

Emilio J. González
2

No cabe la menor duda de que, entre los muchos terrenos en los que Esperanza Aguirre ha cosechado importantes éxitos como presidenta de la Comunidad de Madrid, el económico es uno de ellos, y no por casualidad, sino por una cualidad personal que, por desgracia, hoy brilla por su ausencia en la gran mayoría de los políticos españoles de todo rango y color: los principios. Decía Margaret Thatcher que si su Gobierno y su partido no se apoyaban en sus principios, nada les sostendría. Esperanza Aguirre ha sido coherente con sus principios liberales, defendiéndolos a capa y espada, contra viento y marea, y los ha puesto en práctica en la gestión de la economía durante sus nueve años al frente del Ejecutivo madrileño. Esa es la clave de su éxito económico.

Aguirre siempre ha tenido muy clara la importancia de la libertad en todos sus ámbitos, incluido el económico, y ha abierto importantes márgenes a la misma en la Comunidad de Madrid, dentro de lo que son las competencias de la región, en especial en el sector más necesitado de dosis de libertad: el del comercio. Hoy no hay más que ver cómo se llenan los supermercados los domingos para comprender que la política de horarios comerciales de Aguirre respondía a una necesidad social. Pero también hay que ver las cifras de paro y de actividad femenina para comprender el impacto de las medidas liberales sobre lo que de verdad preocupa a la gente: el empleo. Pues bien, a fecha de hoy, la tasa de paro en la Comunidad de Madrid (18,8%) está seis puntos por debajo de la media nacional y es la tercera más baja de España, mientras que la tasa de actividad femenina (58,8%) es la más alta del país después de la de Baleares, que se beneficia de ser una comunidad muy turística. Es decir, las políticas liberales de Esperanza Aguirre han contribuido a generar empleo y a incorporar a la mujer al mercado de trabajo.

Lo mismo cabe decir de las bajadas de impuestos que ha llevado a cabo, conforme a sus principios, mientras el Gobierno nacional se lo ha permitido y dentro de los márgenes en los que un Ejecutivo regional puede aplicar medidas así. Los resultados están ahí: Eurovegas viene a Madrid, el PIB regional prácticamente ha igualado al de Cataluña, teniendo Madrid mucho menos territorio y un millón menos de habitantes...

Por supuesto, no todo el mundo derramará lágrimas por la marcha de Esperanza. Los sindicatos, seguramente, brindarán por todo lo alto, porque se va la primera política de este país que, nuevamente aplicando sus principios liberales, se atrevió a ponerlos en su sitio, ganándoles todos los pulsos que le plantearon en la calle, metiendo mano a los liberados y acabando con las subvenciones a unas centrales sindicales que quieren gobernar sin concurrir a las urnas.

¡Cuánto te vamos a echar de menos, Esperanza!

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco