Menú
Emilio J. González

E.On, un poco más cerca

A la luz de la decisión del Supremo, hoy por hoy cualquier cosa es posible. Lo único que, de momento, parece claro es que se trata de una victoria moral para E.On que le acerca un poco más a su objetivo.

Emilio J. González
0

La decisión del Tribunal Supremo de levantar las medidas cautelares acordadas en la OPA de Gas Natural sobre Endesa constituye el primer paso para el desbloqueo de una situación enquistada, que se prolonga ya por demasiado tiempo. La decisión de la Alta Magistratura implica, por su parte, que la oferta de la gasista controlada por La Caixa queda desbloqueada y, con ella, la que presentó también E.On sobre la eléctrica que preside Manuel Pizarro.

E.On ha valorado muy positivamente el acuerdo del Supremo porque allana el camino para que los accionistas de Endesa puedan pronunciarse acerca de las dos ofertas presentadas por la compañía, que es lo que venía persiguiendo la empresa alemana desde hace tiempo puesto que el precio que ofrece por las acciones de Endesa es muy superior al que puso sobre la mesa Gas Natural. Por ello, los alemanes creen que van a conseguir la victoria si, finalmente, el asunto se dirime como sería lógico, esto es, mediante la decisión de los accionistas de Endesa de aceptar una u otra oferta o rechazar ambas.

La decisión del Supremo, en este sentido, constituye una victoria para E.On tanto moral como de imagen, puesto que le acerca un poco más a su objetivo. No obstante, todavía queda mucha tela que cortar en todo este asunto. Parte de los problemas que todavía tiene que afrontar la eléctrica alemana residen en los tribunales. No hay que olvidar que aún hay varias demandas de por medio, por ejemplo, la presentada por Gas Natural en relación con las reuniones previas a la OPA de E.On que la dirección de Endesa mantuvo con la eléctrica alemana, o las que están en los juzgados de Nueva York en relación con la entrada de Acciona en el capital de Endesa una vez que se habían presentado las OPAs. En este sentido, la forma en que se ha judicializado todo el proceso puede hacer que aún falten meses para conocer el desenlace final.

Ahora bien, la decisión del Supremo puede haber cambiado muchas cosas. El levantamiento de las medidas cautelares podría haber marcado la línea a seguir para otros tribunales españoles que todavía tienen que pronunciarse respecto a demandas y peticiones de unos y otros. Desde esta perspectiva, la decisión del Supremo puede condicionar esos pronunciamientos y, con ello, las estrategias de dos de los principales actores de esta triste representación: Acciona y Gas Natural. La posición de la gasista, hoy por hoy, se ha debilitado después de lo decretado por la Alta Magistratura y ahora podría encontrarse con que sus demandas no resulten en los frutos que espera cosechar de ellas, lo que implicaría un desgaste para la compañía aún mayor que el que ha sufrido hasta ahora.

Más importantes, si cabe, pueden ser las repercusiones para Acciona. La constructora de los Entrecanales declaró a su entrada en Endesa que quería conformar un grupo español de accionistas estables para controlar la compañía. Sin embargo, hasta ahora no lo ha conseguido y sigue sola en sus planes. En este sentido resulta más que significativo que si las intenciones de Acciona eran, efectivamente, constituir ese núcleo duro español, no haya entablado negociaciones al respecto con Gas Natural, que tanto interés sigue demostrando en todo el asunto a pesar de que, al menos desde el punto de vista del precio ofrecido por la gasista por las acciones de Endesa, no tiene nada que hacer. Esto invita a pensar que el objetivo de Acciona, en estos momentos, puede ser otro muy distinto, puede haber cambiado, y ahora estar pensando en cómo rentabilizar al máximo la inversión acometida para entrar en el capital de la eléctrica española, bien a través de la venta de esa participación y obteniendo importantes plusvalías por ello, bien llegando a algún tipo de acuerdo con E.On que le permita integrar en Endesa su negocio de energías renovables.

A la luz de la decisión del Supremo, hoy por hoy cualquier cosa es posible. Lo único que, de momento, parece claro es que se trata de una victoria moral para E.On que le acerca un poco más a su objetivo. No obstante, el camino todavía puede ser largo. Todo dependerá de las estrategias que quieran seguir unos y otros a partir de ahora. Pero todo empieza a apuntar hacia un futuro más despejado para los intereses de la eléctrica alemana y hacia el comienzo de la fase final de un proceso disparatado que ya dura demasiado tiempo.

El Sr. González es profesor de Economía de la Universidad Autónoma de Madrid. Comentarista político en el programa Es la Mañana de Federico, de esRadio. Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco